Destrucción de armas químicas tomará un año o más: Al-Assad

jueves, 19 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de Siria, Bashar Al-Assad, refrendó su compromiso con el plan de desarme propuesto por Rusia para eliminar su arsenal de armas químicas, lo que podría llevarse —dijo— más de un año y costar unos mil millones de dólares. En entrevista con la televisora estadunidense Fox News, el mandatario sirio dijo que la destrucción de armas químicas es “una operación muy complicada técnicamente y se necesita mucho dinero”. Algunos estiman que costará alrededor de mil millones de dólares, aseveró el presidente, por lo que consideró que “hay que preguntar a los expertos qué quieren decir con rapidez. Tiene un cierto programa. Se necesita de un año o tal vez un poco más”, advirtió. Además aseguró que su país cumplirá en su totalidad con la Convención sobre Armas Químicas, lo que incluye la destrucción del arsenal sirio. “Si nosotros, como Siria, nos unimos a un acuerdo, entonces siempre cumplimos con ese tipo de acuerdos”, subrayó. El mandatario sirio insistió en que su régimen no es responsable del ataque con armas químicas contra la población siria perpetrado el pasado 21 de agosto. Eso “no es realista y no es verdad”, sostuvo. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, acusó a la oposición siria de haber utilizado armas químicas para causar una intervención extranjera. “Tenemos pruebas suficientes de que los informes sobre el uso de armas químicas reflejan el hecho de que la oposición (siria), con frecuencia, lleve a cabo actividades de provocación con el fin de dar lugar a una intervención”, dijo. Lavrov consideró que el Consejo de Seguridad de la ONU podrá comparar las pruebas del arsenal que entregue el régimen sirio con los del informe presentado por los inspectores de la ONU que investigaron el ataque con armas químicas en Siria. “Esto permitirá descubrir quién lo hizo”, afirmó el canciller ruso. El informe de la ONU confirmó el uso de gas sarín en un ataque perpetrado en el suburbio de Ghouta, cerca de Damasco, el 21 de agosto pasado, pero no pudo definir qué bando lanzó el ataque. El miércoles pasado defendió su informe al calificar sus hallazgos como “indisputables”: “El informe fue completamente objetivo en ese incidente específico”, dijo el vocero de la ONU, Martin Nesirky, luego de que Rusia manifestara el martes que el informe de la ONU era parcial y que sus conclusiones están empañadas por aspectos políticos. Desde el día del ataque, Rusia ha afirmado que el ataque pudo ser lanzado por la oposición mientras que Estados Unidos, Francia y Reino Unido han responsabilizado al gobierno. El plan de desarme de Siria fue dado a conocer por Estados Unidos y Rusia la semana pasada. Los datos para la entrega deben ser presentados en La Haya en el plazo de una semana desde la aprobación, el 14 de septiembre. Tras reunirse en Damasco con el presidente sirio, el viceministro ruso de Exteriores, Sergei Riabkov, dijo que tiene “garantías de que Siria entregará la información necesaria relativa a sus armas químicas en el plazo previsto”.

Comentarios