Niega Benedicto XVI encubrir a sacerdotes pederastas

martes, 24 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Papa emérito Benedicto XVI afirmó que jamás encubrió a los sacerdotes que cometían abusos sexuales contra menores de edad, ya que siempre consideró estos atropellos como un producto del “poder del mal” que se introdujo al “mundo interior de la fe”, provocando “sufrimiento” en la Iglesia católica. En una carta dirigida al matemático italiano Piergiorgio Odifreddi, quien critica en un libro los actos de pederastia sacerdotal, Benedicto XVI respondió: “En lo que se refiere a lo que usted dice del abuso moral de menores por parte de sacerdotes, puedo –como usted sabe– constatarlo con profunda consternación. Nunca he tratado de enmascarar estas cosas. Que el poder del mal entre hasta tal punto en el interior de la fe es para nosotros un sufrimiento que, por una parte, debemos soportar, mientras que por otra debemos al mismo tiempo hacer todo lo posible para que estos casos no se repitan”. El pontífice en retiro --quien actualmente reside en el monasterio Mater Ecclesiae, ubicado dentro del Vaticano-- añadió: “Según las investigaciones de los sociólogos, el porcentaje de los sacerdotes culpables de estos crímenes no es más alto que el de otras categorías profesionales semejantes”. Por tal motivo, señaló que “no se debería presentar esta desviación ostentosamente como si se tratase de una suciedad específica del catolicismo”. Subrayó: “Si no es lícito silenciar el mal en la Iglesia, no se debe tampoco silenciar el gran sendero luminoso de bondad y de pureza que la fe cristiana ha trazado a lo largo de los siglos”. El pontífice emérito mencionó en su carta a algunos santos que han hecho grandes aportaciones a esta pureza de la doctrina católica, como Juan de la Cruz, Teresa de Ávila, Benito de Norcia y Francisco y Clara de Asís. De esta manera Joseph Ratzinger respondió al matemático Odifreddi, quien cuestiona a la Iglesia en su libro Querido Papa, te escribo, publicado por editorial Mondadori, y en cuya portada se advierte que es una “luciferina introducción al ateísmo”. Odifreddi asegura en su libro que la teología es solamente una “fantaciencia”, porque sus planteamientos fantasiosos no pueden verificarse con métodos científicos, como sí ocurre con la física o las matemáticas. Sobre este punto, Ratzinger respondió al científico italiano: “Una función importante de la teología es la de mantener la religión unida a la razón y la razón a la religión. Ambas funciones son de esencial importancia para la humanidad… usted debería por lo menos reconocer que, en el ámbito histórico y en el del pensamiento filosófico, la teología ha producido resultados duraderos”. Odifreddi cuestiona incluso la historicidad de Jesucristo, y señala que Dios es “La Naturaleza”. Ratzinger le recordó que la existencia de Jesús de Nazaret está plenamente documentada por varios autores, por lo que le recomendó leer, por lo menos, los cuatro volúmenes que publicó sobre el tema el especialista Martín Hengel. “Si usted quiere sustituir a Dios con ‘La Naturaleza’, queda la pregunta: quién o qué es esta naturaleza”, lanzó el Papa. Prominente teólogo, Ratzinger se manifestó sorprendido por la “agresividad y la ligereza” de algunos argumentos vertidos por Odifreddi en su libro, de ahí que haya decidido escribirle la misiva de 11 páginas. Se la envió en un sobre sellado el pasado 30 de agosto. Hoy martes, el diario italiano La Repubblica publicó algunos pasajes de esa carta.

Comentarios