Jueces piden perdón 40 años después del golpe de Pinochet

miércoles, 4 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Los miembros del Poder Judicial chileno pidieron hoy “perdón” por las “acciones y omisiones impropias de su función”, en las que incurrieron los tribunales, luego del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, con el que Augusto Pinochet derrocó al presidente socialista Salvador Allende. En un comunicado, la Asociación de Magistrados pidió perdón a la sociedad chilena por “las acciones y omisiones impropias” en que incurrieron los magistrados de la época, “en desmedro a la defensa de los derechos humanos”. “Sin ambigüedades ni equívocos, estimamos que ha llegado la hora de pedir perdón a las víctimas, sus deudos y a la sociedad chilena por no haber sido capaces, en ese trance crucial de la historia, de orientar, interpelar y motivar a nuestra institución”, destacó Notimex. El Poder Judicial chileno estimó que “no es posible eludir la responsabilidad histórica de nuestra judicatura, en relación con la vulneración de los derechos básicos de la persona humana producidos durante el régimen dictatorial”. Además, enfatizó que “hay que decirlo y reconocerlo con claridad y entereza: el Poder Judicial, y en especial la Corte Suprema de la época, claudicaron en su labor esencial de tutelar los derechos fundamentales y proteger a quienes fueron víctimas” de la dictadura pinochetista. “Nuestra judicatura incurrió en acciones y omisiones impropias de su función al haberse negado, salvo aisladas pero valiosas excepciones que nos honran, a prestar protección a quienes reclamaron una y otra vez su intervención”, agregó la declaración pública. También reconoció que “la negativa sistemática a investigar las acciones criminales perpetradas por agentes del Estado y la renuencia a constituirse personalmente en centros de detención y tortura, contribuyeron al doloroso balance en materia de derechos humanos”. En la declaración, los magistrados de Chile admitieron que “el Poder Judicial pudo y debió hacer mucho más, máxime cuando fue la única institución de la república que no fue intervenida por el gobierno de facto”. Según los jueces chilenos, “esta acción constituye la genuina expresión de un compromiso férreo hacia el futuro de la judicatura con la tutela, protección y promoción de los derechos fundamentales de la persona humana”. Para la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, el gesto es muy importante porque proviene de los trabajadores del Poder Judicial, pero aún falta un cambio real a nivel de la institución. “Quiero valorar el gesto, en tanto que se trata de trabajadores del Poder Judicial, no puedo negar aquello, espero que esto signifique, tanto en el Poder Judicial como en todas las instituciones del país, empezar a avanzar de verdad en justicia plena y en cambios concretos, fundamentales para cambiar toda la institucionalidad heredada de la dictadura”, señaló la dirigente de acuerdo con el portal de Radio Universidad de Chile. Pizarro aclaró que este paso se enmarca en el remezón que ha generado en la conciencia de los chilenos el abundante material periodístico sobre los crímenes de la dictadura y, por lo mismo, criticó duramente a los dueños de los grandes medios que ocultaron la verdad por más de 40 años.  

Comentarios