HRW documenta demoliciones "intencionales" del gobierno sirio en Damasco y Hama

jueves, 30 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Human Rigths Watch (HRW) acusó al gobierno de Siria de demoler intencionalmente barrios enteros en las ciudades de Damasco y Hama, con el propósito aparente de “castigar” a la población civil. La acción, denunció el organismo internacional en un informe difundido este jueves, representa una clara violación a las leyes de guerra. HRW documentó su informe con imágenes de satélite, testimonios de víctimas y evidencias de video y fotográficas con las que se demuestra que las "autoridades sirias de manera deliberada e ilegal demolieron miles de edificios residenciales en Damasco y Hama entre 2012 y 2013". El barrio de Mezzeh en febrero de 2013. Foto: Digital Globe / HRW El barrio de Mezzeh en julio de 2013.Foto: Digital Globe / HRW Ambas ciudades han sido de las más afectadas por la guerra entre el gobierno y la oposición, que está por cumplir tres años y ha dejado una estela de muerte (más de 130 mil víctimas), según estimaciones de organizaciones de derechos humanos. El informe Arrasados por completo: las ilegales demoliciones de barrios en Siria en 2012-2013, documenta siete casos de demoliciones a gran escala con explosivos y bulldozers que –afirma– violan las leyes de la guerra y fueron ejecutados, al parecer, sólo para castigar a los civiles. Los siete casos documentados ocurrieron entre julio de 2012 y el mismo mes de 2013 en los barrios de Masha al-Arbeen y Wadi al-Jouz en la ciudad de Hama, así como en los vecindarios de Qaboun, Tadamoun, Barzeh, Harran Al-Awamid y el aeropuerto militar de Mezzeh, en Damasco. De acuerdo con el estudio, el área total demolida es de al menos 145 hectáreas, equivalentes a 200 campos de futbol, y varios de los edificios arrasados eran bloques de departamentos de hasta ocho pisos de altura, por lo que miles de familias perdieron sus hogares. Damasco en marzo de 2003. Foto: Digital Globe / HRW Damasco en enero de 2013. Foto: Digital Globe / HRW Según las autoridades y testigos que participaron en el informe, todas las áreas afectadas eran consideradas, en general, de apoyo de la oposición. "Eliminar del mapa a barrios enteros no es una legítima táctica de guerra. Estas ilegales demoliciones son las últimas adiciones a una larga lista de crímenes cometidos por el gobierno sirio" de Bashar Al Assad, sostuvo Ole Solvang, investigador de emergencias de HRW. El organismo destacó que como parte de las negociaciones que sostiene actualmente en la ciudad de Ginebra, el gobierno sirio debía comprometerse a suspender estas demoliciones de inmediato y a ofrecer viviendas alternativas a las víctimas de esas prácticas. La segunda ronda de negociaciones entre el régimen sirio y la oposición comenzará el próximo 10 de febrero en Ginebra y durará una semana, según confirmó el viceministro de Asuntos Exteriores de Siria, Faisal Makad. Por parte del gobierno participará la misma delegación de la primera ronda –que concluye este viernes–, con el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid Al Mualem, a la cabeza. Makdad descartó la posibilidad de que la delegación del gobierno sirio se retire de estas negociaciones. "De ninguna manera dejaremos estas discusiones y continuaremos con ellas hasta que lleguemos a soluciones para la crisis siria", aseguró.

Comentarios