Exconvicto ataca Parlamento canadiense; hay dos muertos

miércoles, 22 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El presunto atacante en las cercanías del Parlamento canadiense la mañana de este miércoles fue identificado como Michael Zehaf-Bibeau, de 32 años, recientemente convertido al islam, informó la agencia de noticias EFE. De acuerdo con el reporte, Zehaf-Bibeau nació en Canadá 1982 y fue criado en la provincia de Québec. En 2004 y 2009 fue condenado por posesión de drogas; luego se convirtió al islam. Los informes indican que minutos antes de las diez de la mañana en el Monumento Nacional a la Guerra en Ottawa, a pocos metros de la zona del complejo que alberga al Parlamento canadiense y las oficinas del primer ministro, el hombre disparó con un rifle al cabo Nathan Cirillo, de 24 años de edad, quien se encontraba haciendo guardia y murió en el lugar. Luego de disparar al soldado, el sospechoso entró al llamado Bloque Central, donde se encuentran la Cámara baja y el Senado canadiense. En ese momento, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, estaba en su oficina reunido con miembros de su partido. El ministro del Tesoro Tony Clement, aseguró a la agencia Reuters que Harper “estaba hablándole a nuestro grupo cuando hubo una gran explosión seguida por el traqueteo de disparos. Era claramente justo afuera de donde estábamos reunidos”. Sin embargo, elementos encargados de la seguridad de las instalaciones parlamentarias repelieron el ataque y el sargento de Armas, Kevin Vickers, le disparó a matar. Según el reporte de EFE, la policía canadiense investiga si Zehaf-Bibeau actuó sólo o en compañía de más individuos, pues algunos testigos declararon que estaba acompañado por otra persona vestida de forma similar. En un comunicado, la policía desmintió los rumores de otro incidente en el Centro Rideau, pero confirmó otros dos tiroteos en el Memorial Nacional de Guerra y en el edificio del legislativo. Tras el ataque, la zona del Parlamento y varias calles a la redonda fueron cerradas, aún con personal adentro. Fuerzas especiales de seguridad y militares revisaron el edificio para asegurarse de que no existía otra amenaza. De acuerdo con un reporte de la BBC, autoridades de la Real Policía Montada del Canadá informaron que se mantienen en "operación en desarrollo" y recomendaron a los ciudadanos no acercarse al centro de la capital canadiense. La situación provocó pánico entre los habitantes. Y aunque no respondieron con exactitud, dijeron que sospechan de "varios atacantes". Dos días antes La cadena BBC informó que el pasado lunes policías canadienses mataron a tiros al conductor de un auto que atropelló a dos soldados en un estacionamiento de Québec. Patrice Vincent, soldado veterano de 53 años, fue uno de los lesionados, quien ayer murió ayer a causa de las heridas. Las autoridades informaron que el conductor del vehículo, Martin Couture-Rouleau, de 25 años de edad, era un posible converso al Islam, que se había radicalizado y que era conocido por agentes antiterroristas y la policía como partidario de grupos extremistas islámicos. Por estos hechos, el gobierno canadiense elevó su nivel de alerta, de bajo a medio. La agencia destacó que días antes del ataque, el gobierno canadiense anunció que se uniría a la coalición liderada por Estados Unidos, país que ataca en Irak al grupo extremista autodenominado Estado Islámico. Un portavoz de la policía de Ottawa confirmó a la cadena pública canadiense CBC (Canadian Broadcasting Corporation) que buscan a varios sospechosos del ataque. Hasta el cierre de esta edición no había personas detenidas y, según el corresponsal de la BBC para temas de seguridad, Frank Gardner, ningún sitio web vinculado con fundamentalistas islámicos se había atribuido el ataque de este miércoles en Ottawa. Los efectos Las reacciones por el ataque en las cercanías del Parlamento canadiense no se hicieron esperar. El primer ministro canadiense, Stephen Harper, calificó lo sucedido como un “un ataque despreciable” y dijo que es importante que tanto el gobierno como el parlamento continúen trabajando. La Casa Blanca informó que el presidente estadunidense, Barack Obama, habló por teléfono con Harper para expresarle solidaridad. Dijo que el mandatario calificó los ataques de “indignantes” y ofreció la ayuda necesaria para responder a estos hechos. El FBI ordenó cerrar su embajada en Ottawa y elevar el nivel de alerta en todas sus oficinas de campo, al igual que en el Comando de Defensa Aeroespacial Norteamericano (NORAD, por sus siglas en inglés). El primer ministro británico, David Cameron, comentó en su cuenta de Twitter: “Estoy en shock por los ataques de hoy en Ottawa. Le ofrezco todo mi apoyo a (el primer ministro) @pmharper y al pueblo canadiense”. La Liga Nacional de Hockey de Canadá suspendió el juego entre los Ottawa Senators y los Toronto Maple Leafs a realizarse en la capital del país. Las fuerzas aéreas de Canadá y Estados Unidos elevaron la alerta tras el tiroteo. El mercado de valores de Wall Street en Nueva York cerró sus operaciones del miércoles con pérdidas, en parte influenciado por la situación en Canadá. El Dow Jones de Industriales cayó un 0,9% y el tecnológico Nasdaq 0,83 %, un día después de que se registraran fuertes ganancias en la actividad bursátil.

Comentarios