Vulnerables a la pobreza, 2 mil millones de personas en el mundo: PNUD

lunes, 6 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló que alrededor de 2 mil 200 millones de personas en el mundo (15% de la población) son vulnerables a la pobreza multidimensional o están dentro de ella. Al presentar en Madrid, España el Informe de Desarrollo Humano 2014 sobre la vulnerabilidad y resiliencia, la administradora adjunta del PNUD, María Eugenia Casar, destacó que en estos años hay “una reducción global del ritmo de crecimiento”, y precisó que deben considerarse las crisis económicas, sanitarias, políticas, sociales y desastres naturales como factores que inciden en esa desaceleración. De igual manera, recalcó que “desde el inicio de la crisis económica mundial (en 2008) se ven reducciones en el Índice de Desarrollo Humano, y en todos los grupos ha habido desaceleración”. De acuerdo con el informe del PNUD, 12% de la población mundial padece hambre, mil 200 millones de personas viven con 1.25 dólares o menos al día y hay 200 millones de personas sin empleo, es decir, 30 millones más desde que inició la crisis económica. Además, Casar refirió que 232 millones de personas viven fuera de sus países en situación de vulnerabilidad, mil millones de personas padecen discapacidad y 85 fortunas tienen una riqueza que equivale a lo que tienen tres mil 500 millones de pobres. Según el informe “Sostener el progreso: reducir vulnerabilidades y construir resiliencia”, casi mil 500 millones de personas de 91 países en desarrollo viven en situación de pobreza multidimensional con carencias concurrentes en salud, educación y nivel de vida. “Aunque la pobreza está disminuyendo, casi 800 millones de personas se enfrentan al riesgo de volver a caer en ella por causa de alguna crisis o adversidad”, destaca el reporte. Sobre la construcción de resiliencia (la capacidad para afrontar y superar las adversidades), Casar destacó la necesidad de políticas para atender los distintos ciclos claves de vida, especialmente la infancia, la inserción laboral y el retiro de personas mayores. También sugirió promover el pleno empleo, su dignificación y protección, y adoptar un enfoque de inclusión social para cerrar brechas estructurales, y fortalecer la protección social desde la perspectiva integral para cubrirse ante adversidades. Además, señaló que la falta de acciones globales “incide en el aumento del cambio climático, las crisis financieras y el desempleo masivo”. Remató: Necesitamos algo más que los mercados, hay que centrarse en la persona, y proteger logros ante vulnerabilidades”. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la pobreza en el mundo se explica por múltiples factores: sociales, políticos (las guerras civiles y la violencia obligan a millones de personas a vivir en condiciones precarias), geográficos (75% de los pobres viven en zonas rurales) e incluso étnicos, ya que los grupos autóctonos, de los que forman parte los pueblos indígenas, constituyen 15% de los pobres del mundo, cuando solo representan el 5% de la población mundial. Pero la población más vulnerable siguen siendo los niños, 92% de los cuales viven en países en desarrollo. De esa cifra, 7% no alcanza los cinco años de edad, 68% no recibe educación durante la primera infancia, 30% sufre un retraso en el crecimiento debido a la malnutrición o a las infecciones y 25% vive en la pobreza. Las personas mayores también se encuentran en situación muy precaria, ya que 80% de ellas no cuenta con una pensión y depende de sus familiares para sobrevivir. Para resolver ese mal crónico, el PNUD recetó las mismas soluciones de siempre: la instauración de un sistema de prestaciones sociales universal, promoción del pleno empleo, fortalecimiento y mejor representatividad de las instituciones y mejor preparación ante las crisis ambientales. “Una interpretación errónea común es que sólo los países prósperos pueden permitirse una protección social o servicios universales básicos”, planteó.

Comentarios