Otorgan a inventores del LED el Premio Nobel de Física

martes, 7 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Los japoneses Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura (nacionalizado estadunidense), se hicieron acreedores al Premio Nobel de Física 2014 por la invención de diodos eficientes de luz azul LED, que permite iluminar y ahorrar energía. Es una tecnología que todos llevamos en los bolsillos actualmente, comentó Staffan Normark, del Instituto Karolinska. En 1990 estos tres especialistas produjeron la brillante luz azul con semiconductores y a partir de entonces desencadenaron una transformación fundamental en la tecnología de iluminación que todas las ciudades del mundo aprovechan actualmente en diferentes maneras, ya sea con iluminación pública o en dispositivos electrónicos que la emiten. La iluminación con esta tecnología fue creada en los años 60 y pese a los considerables esfuerzos por producirla, sólo se había conseguido crear luz roja y verde. Fue hasta los años 90 cuando los tres galardonados consiguieron inventar diodos para emitir luz azul. Con la combinación de los tres colores –rojo, verde y azul– se pudieron crear las luces de color blanco, que son las que se usan ahora para iluminar pantallas de celulares, faros de automóviles e incluso se usan en casas y oficinas. Las luces LED emiten luz blanca brillante que ilumina por mucho más tiempo que las convencionales y utilizan menos energía. Además pueden conectarse a fuentes locales de energía solar, es decir que garantiza la iluminación en zonas que no están conectadas a la corriente eléctrica. El récord más reciente de un LED es de 300 lumen por watt, que equivale a 16 focos y a casi a 70 lámparas fluorescentes. En promedio un LED dura alrededor de 100 mil horas, equivalente a mil un focos incandescentes y 10 mil un fluorescentes. Desde California, Nakaruma dijo que despertar con la noticia fue increíble. Akasaki también fue notificado del premio y Amano viaja hacia Francia, lo que impidió al comité informarle del premio al momento del anuncio. Akasaki trabajó junto a Amano en la Universidad de Nagoya, mientras Nakamura era empleado de la empresa Nichia Chemicals, una pequeña compañía en Tokushima. Isamu Akasaki nació en 1929, en Chiran, Japón, estudió en la Universidad de Nagoya donde hoy es profesor e investigador. Hiroshi Amano, nació en 1960, en Hamamatsu, y realizó sus estudios en la Universidad de Nagoya donde también es profesor e investigador. Shuji Nakamura, nacido en 1954, en Ikata, estudió en la Universidad de Tokushima y actualmente es profesor de la Universidad de California, en Santa Barbara. Aunque es originario de Japón, ostenta la nacionalidad estadunidense.

Comentarios