Anuncia Obama medidas para detener deportaciones

jueves, 20 de noviembre de 2014
WASHINGTON (apro)- El presidente Barack Obama emitió una Orden Ejecutiva que emite permisos de trabajo, residencia temporal y suspende la deportación de alrededor de ocho millones de indocumentados. Desde la Casa Blanca y en un mensaje dirigido a sus gobernados, el mandatario justificó así su decisión: “Tengo la autoridad legal de mejorar las imperfecciones de nuestro sistema migratorio, hoy estoy anunciando que emití una orden en este sentido”. La Orden Ejecutiva, que los republicanos del Congreso catalogaron como una medida unilateral, inconstitucional, digna de una presidencia imperial, amplía y fortalece también las medidas de seguridad y vigilancia en la frontera con México. Obama destacó que si bien la mejor manera de hacer cambios a las leyes de inmigración es “aprobando una legislación con el respaldo bipartidario”, los republicanos han bloqueado las posibilidades de un mecanismo legislativo. La Orden Ejecutiva regulariza temporalmente el estatus de residencia y temporal de aproximadamente unos cinco millones de inmigrantes indocumentados que tienen por lo menos cinco años de vivir trabajar en Estados Unidos. Uno de los mecanismos más importantes de la Orden Ejecutiva es que suspende la deportación de indocumentados que sean padres de menores de edad nacidos aquí o residentes permanentes de Estados Unidos. Este inciso evita que continúe la separación familiar, debido a las redadas que realizan los agentes de inmigración para detener y deportar a los inmigrantes indocumentados. El documento de la Orden Ejecutiva que distribuyó la Casa Blanca indica que se mantendrá la mano dura contra la inmigración indocumentada, que se dará prioridad a la deportación de indocumentados infractores de la ley, y exige que los beneficiarios de la orden presidencial se sometan a investigaciones rigurosas para garantizar que no tienen antecedentes penales. “Si has estado en Estados Unidos por más de cinco años tienes hijos ciudadanos o residentes permanentes, no tienes antecedentes penales, pagas impuestos, no debes tener miedo a la deportación”, dijo Obama. El mandatario aclaró que su decisión no ofrece residencia permanente, sino una oportunidad temporal para trabajar y vivir legalmente por lo menos tres años a partir de ahora. A cambio, todos los beneficiarios deberán regularizarse, pagar impuestos, cubrir una multa por violar las leyes migratorias, el costo del proceso administrativo para el cambio de su situación migratoria. Los republicanos del Congreso, que serán la mayoría representativa a partir de enero del próximo año de todo el Poder Legislativo, amagaron a Obama con no aprobar ningún presupuesto federal encaminado a financiar la instrumentación de la Orden Ejecutiva para reformar las leyes migratorias. Mithc McConnell, próximo líder de la mayoría representativa en el Senado, y John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, calificaron el anuncio de Obama como una especie de “amnistía ejecutiva”. “Estas acciones que estoy tomando, no son sólo legales, son un tipo de medidas tomadas por cada Presidente demócrata o Republicano en el pasado medio siglo. Y para aquellos miembros del Congreso que cuestionaron mi autoridad, de que mejoraría el sistema de migración, o mi determinación de actuar cuando el Congreso se niega a hacerlo les tengo una respuesta: aprueben una legislación migratoria”, respondió Obama a sus críticos. La Casa Blanca destaca tres aspectos fundamentales en la Orden Ejecutiva: -- La deportación rápida a su país de origen a todos aquellos inmigrantes que a partir de ahora crucen la frontera sur de Estados Unidos o sean capturados por los agentes de inmigración. --Fortalece el programa de deportación, pero sólo de aquellas personas consideradas como potencial amenaza a la seguridad de Estados Unidos, y de los inmigrantes con antecedentes penales. --Los beneficiarios que tengan por lo menos cinco años viviendo en Estados Unidos. Los más de cinco millones de inmigrantes indocumentados que regularizaran su estatus laboral y de residencia tendrán la garantía de que por lo menos en un plazo de tres años no podrán ser deportados. Este espacio de 36 meses de empleo y residencial temporal, tiene como objeto el presionar al Congreso dominado por los republicanos, para que aprueben una legislación de reforma migratoria integral y humanitaria. Obama reitero en su mensaje que cuando el Congreso apruebe una ley mejor o por lo menos igual a su Orden Ejecutiva, esta quedara anulada. En materia de seguridad fronteriza, la Orden Ejecutiva autoriza la contratación de otros 20 mil agentes a la Patrulla Fronteriza, proporcionará más y mejor tecnología e infraestructura para aumentar las medidas que eviten el flujo ilegal de indocumentados. En congruencia con este antecedente, el Departamento de Seguridad Nacional ampliará el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA en inglés) para que cubra a más inmigrantes que vinieron a Estados Unidos siendo pequeños. El Departamento de Seguridad Nacional también creará un nuevo programa de acción diferida para las personas que son padres de ciudadanos estadunidenses o residentes permanentes legales(LPRs) y han vivido en Estados Unidos por cinco años o más con la condición de que proporcionen sus datos, se compruebe que no tienen antecedentes penales y paguen impuestos. Las personas tendrán la oportunidad de solicitar la cancelación temporal de órdenes de deportación y la obtención de permisos de trabajo con vigencia de tres años cada uno si se dan a conocer, proporcionan toda su información, presentan datos biométricos, se confirma que no tienen antecedentes penales, pagan las cuotas correspondientes y demuestran que su hijo(a) nació antes de la fecha de este anuncio. Bajo la medida presidencial, el programa inicial de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA, los jóvenes que habían estado en Estados Unidos durante al menos cinco años, entraron al país siendo niños y reunieron ciertas condiciones específicas en relación con su escolaridad y demostraron no ser una amenaza para la seguridad pública fueron elegibles para recibir ayuda temporal contra la deportación siempre y cuando hubiesen nacido después de 1981 y entrado al país antes del 15 de junio de 2007. El Departamento de Seguridad Nacional ampliará el programa DACA con el fin de que las personas que fueron traídas a este país siendo niños puedan solicitar esta protección si entraron al país antes del 1 de enero de 2010, independientemente de la edad que tengan actualmente. Además, en adelante la protección conforme al programa DACA se otorgará por tres años. En su mensaje a la nación, Obama reiteró que las medidas que se instrumentaran no beneficiaran a los inmigrantes indocumentados que no tengan por lo menos cinco años de vivir a los Estados Unidos, ni a las personas que cumplan con este requisito pero que tengan antecedentes penales.

Comentarios