Clérigo musulmán abatido en Australia enfrentaba cargos por homicidio y abuso sexual

lunes, 15 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Con el abatimiento de Man Haron Monis, un clérigo musulmán, concluyeron 16 horas de terror en el centro financiero de Sidney, Australia. Un grupo de fuerzas especiales de la policía rescató a los rehenes retenidos en el interior de la tienda Lindt Chocolate Café, donde, según el dueño, se encontraban unos 10 empleados y una treintena de personas, tres de los cuales perdieron la vida y cuatro más resultaron heridas. Según testigos de los hechos, el secuestrador obligó a dos personas a sostener frente a una ventana una bandera negra con la Shahada –la profesión de fe islámica— que reza: "Alá es grande y Mahoma su único profeta". Sin embargo, las autoridades no confirmaron al secuestrador como un supuesto miembro de la organización yihadista Estado Islámico de Irak. La subjefa policial de Sidney, Catherine Burn, y quien participó en el operativo de rescate, no quiso dar detalles de lo que exigía el clérigo musulmán. Antes de la intervención policial, alrededor de la zona había dos docenas de agentes de unidades especiales y unos 50 policías y detectives vestidos de civil y con chalecos antibalas. Cuando la policía ingresó al inmueble por una puerta lateral, un grupo de unas siete personas aprovechó para salir de su cautiverio. Luego se escucharon potentes explosiones. El operativo de rescate dejó tres personas muertas, entre ellas el clérigo musulmán, y cuatro heridas. Las otras dos víctimas mortales eran rehenes, una mujer de 38 años y un varón de 34. De los heridos tres son mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial. Los cuatro fueron atendidos en hospitales de la zona. Paramédicos ingresaron a la cafetería y de ahí sacaron a por lo menos siete personas en camilla, cinco de las cuales recibieron tratamiento inmediato una vez que salieron a la calle. El perpetrador del secuestro fue identificado momentos después de que fue abatido. El sujeto de 49 años, nació en Irán con el nombre de Manteghi Bourjerdi pero se trasladó a Australia en 1996 donde recibió asilo político y adoptó el nombre de Man Haron Monis, según el canal 9News. Era un viejo conocido de la policía australiana que lo identificaba como un hombre solitario. Además fue acusado de ser cómplice del asesinato de su esposa y estaba libre bajo fianza. Pero esa tampoco era su único problema con la ley, también enfrentaba cargos por más de 40 denuncias de abuso sexual. También había sido condenado por enviar cartas ofensivas a familiares de soldados australianos muertos en Afganistán. De acuerdo con el diario Sydney Morning Herald, en el pasado Haron Monis se describió a sí mismo como un "sanador espiritual", lo que le llevó a usar lo que en Occidente se considera magia negra. Según las primeras investigaciones, no hay constancia de que tuviera vínculos con grupos yihadistas y es probable que haya actuado en solitario. "Ciertamente parecen ser las acciones de un lobo solitario, quizás no muy bien preparado, quizás no muy bien planificado", dijo a la BBC Anne Aly, directora del programa de acciones contraterroristas en la Universidad Curtin de Australia. De hecho Haron Monis no consiguió captar la atención en internet de los partidarios de la yihad, incluidos los seguidores del Estado Islámico que son rápidos para reivindicar este tipo de incidentes.

Comentarios