TISA afectará uso de datos personales

viernes, 19 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- Una nueva filtración de documentos relativos al Acuerdo sobre el Comercio de Servicios Financieros (TISA, por sus siglas en inglés) revela que 50 países autodenominados “muy buenos amigos de los servicios” han planeado la liberalización del comercio internacional de los servicios, cuyo concepto abarca lo mismo transacciones electrónicas que educación privada y servicios veterinarios. Según documentos proporcionados a Apro por Associated Whistleblowing Press y clasificados como confidenciales, México actúa de manera activa para definir qué tipo de servicios profesionales comprenderá el TISA. Dada la naturaleza secreta del tratado y la escasa información disponible, aún es incierta la implicación de esos posicionamientos por parte del gobierno mexicano. El texto estipula que ningún Estado participante podrá frenar la utilización, el almacenamiento o el intercambio de datos personales en relación a su base territorial. Asimismo autorizará a cualquier empresa a vender sus servicios en otros países sin necesariamente implementar allí una filial. Al igual que el documento que difundió Wikileaks en junio pasado acerca del mismo TISA, los borradores filtrados plantean que el acuerdo sólo se dará a conocer al público cinco años después de su entrada en vigor. También revela la existencia de negociaciones secretas en Ginebra para liberalizar el comercio de servicios. La anterior filtración de Wikileaks, que consistió en un borrador del informe secreto anexo del TISA, señalaba que el acuerdo tendería a eliminar las barreras que obstaculizan la libre circulación de los flujos financieros, almacenados en gran parte en bancos occidentales. Los gobiernos involucrados en las negociaciones mantienen un silencio casi absoluto acerca del acuerdo, ya que las discusiones en Ginebra se llevan a cabo fuera del marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Otras negociaciones sobre un Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (GATS, por sus siglas en inglés) se alargan en la OMC desde el año 2000, debido a desacuerdos fundamentales entre países sobre el alcance del texto. Organizar las discusiones fuera de la OMC permite a los participantes guardar opacidad en cuanto a su contenido y seleccionar a los países que formarán parte de las negociaciones. En este acuerdo, por ejemplo, los Estados involucrados no invitaron a las mayores economías emergentes como Brasil, Rusia, India y China. Según los analistas, esta decisión revierte un carácter estratégico: al representar aproximadamente 70% del comercio de servicios a nivel mundial, los 50 países están redactando un acuerdo que eliminará muchas de las restricciones actuales y permitirá la expansión de las empresas transnacionales. Según Wikileaks, las economías de los 50 países que participan en las negociaciones del acuerdo representan 68.2% del comercio mundial de servicios. Al entrar en vigor el acuerdo, los demás países tendrán que adaptarse a las nuevas reglas del comercio que decidan los “muy buenos amigos de los servicios”, y poco a poco el acuerdo multilateral se convertirá en la norma mundial. * Con información de Pedro Noel, Integrante de Associated Whistleblowing Press.