Papa Francisco ordena la expulsión de sacerdote pederasta

jueves, 13 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Papa Francisco obvió la espera para que la justicia civil emitiera sentencia definitiva en el caso del sacerdote Marco Mangiacasale, hallado culpable en un proceso eclesiástico por abusos sexuales contra menores, y ordenó su expulsión inmediata. Habitualmente, si existe un proceso en curso, los tribunales del Vaticano esperan el resultado final de la justicia civil para dictar sentencia pero luego de que la justicia civil halló culpable a Manigiacasale de haber abusado de cuatro menores en dos grados distintos de juicio, el Papa firmó su expulsión. Mangiacasale, presbítero de la diócesis de Como, en el norte de Italia, está a la espera de la sentencia definitiva en la justicia civil que ya le dictó una condena de tres años, cinco meses y 20 días de cárcel por el abuso a los cuatro menores. Por su parte el Vaticano lo sentenció a una “reducción al estado laical” que lo alejará definitivamente del sacerdocio, prohibiéndole cualquier posibilidad de celebrar misa, administrar sacramentos o estar en contacto con menores en el ámbito eclesiástico. El procedimiento contra el ahora expárroco y ecónomo de la iglesia de San Giuliano llegó firmado por el propio Papa Francisco y el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Mueller. Desde el anuncio público que hizo el jerarca católico, el 5 de abril de 2013, sobre su decisión de continuar la política de “tolerancia Cero”, emprendida por el Papa emérito, Benedicto XVI entre 2011 y 2012 contra los sacerdotes pederastas, la Iglesia católica ha dictaminado la expulsión de 400 sacerdotes culpables de estos delitos.

Comentarios