Se descarrila el Metro... en Chicago; 32 heridos

lunes, 24 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Un tren del metro de Chicago con ocho vagones descarriló la madrugada de este lunes en la estación del Aeropuerto Internacional O’Hare —uno de los más transitados de Estados Unidos— con un saldo de 32 heridos. De acuerdo con el jefe de Bomberos de Chicago, José Santiago, pese a lo aparatoso del accidente --los vagones avanzaron por encima del andén y siguieron por una escalera mecánica hasta llegar al primer nivel— nadie sufrió heridas de gravedad. Al parecer, el tren entró a la estación a alta velocidad y no se detuvo frente a una especie de amortiguador de metal al final de las vías. “En realidad el tren trepó sobre la última parada, subió al andén y luego subió por la escaleras", dijo Santiago. La estación, dijo, normalmente está llena de personas y se evitó una catástrofe mayor gracias a que el incidente se registró alrededor de las 2:50 de la madrugada, en un horario de poca actividad. Denise Adams, una pasajera citada por el diario Chicago Sun-Times relató que escuchó un estruendo durante el impacto. “Escuché un 'boom' y cuando bajé, vi que el tren se había ido a la escalera mecánica. Hubo mucho pánico", dijo. Tras el impacto, investigadores de la Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA por sus siglas en inglés), así como bomberos y policías revisaron las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad y entrevistaron al conductor y otros trabajadores de la agencia para precisar la causa del accidente, misma que no ha sido dada a conocer. Al lugar también llegaron investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés). “Vamos a revisar el equipo, a revisar las señales, analizaremos el factor humano y cualquier circunstancia atenuante. No obstante, en este momento es demasiado pronto para hacer conjeturas", indicó el vocero de la autoridad de la CTA, Brian Steele. “Aparentemente circulaba a una velocidad que fue claramente superior a lo normal", abundó Steele. Funcionarios de la agencia de tránsito señalaron que los equipos iniciaron trabajos para retirar el tren y reparar la escalera mecánica, que recibió un daño importante. Incluso los trabajadores cortaron algunos vagones para retirar las piezas, más fácil y rápido. De acuerdo con Christopher Bushell, director de infraestructura de la CTA, tendrán que pasar entre 12 y 24 horas antes de que se pueda reabrir la estación. En tanto, la CTA dispuso de varios autobuses para transportar a los pasajeros que van desde y hacia O'Hare, la última estación de la línea azul, a la siguiente parada en la línea, Rosemont. Los heridos fueron trasladados a cuatro hospitales según el jefe de Bomberos de Chicago, la mayoría de ellos, dijo, por su propio pie. No es la primera vez que sucede un incidente como este. En septiembre, un tren de la misma línea azul chocó contra otro tren en una estación en los suburbios de Chicago que dejó al menos cuatro decenas de pasajeros heridos.

Comentarios