Papa Francisco: "ni un paso atrás en sanciones a curas pederastas"

viernes, 11 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- A 64 días de que la ONU acusó a El Vaticano de proteger a curas pederastas y en vísperas de la ceremonia de canonización de Juan Pablo II, el Papa Francisco pidió perdón por los abusos sexuales contra niños cometidos por representantes de la Iglesia católica y se comprometió a sancionarlos. El pontífice interrumpió hoy su discurso ante la delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE), a la que recibió en el Vaticano, para pedir perdón por el daño causado por sacerdotes pederastas y reiterar que no habrá “un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner”. “Tenemos que ser muy fuertes. Con los chicos no se juega“, subrayó el Papa. Y en el primer pronunciamiento firme que hace sobre el tema desde que asumió el liderazgo de la Iglesia católica, pidió perdón a las víctimas: “Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que algunos sacerdotes, bastantes, bastantes en número, no en comparación con la totalidad (han hecho). (Quiero) hacerme cargo de pedir perdón del daño que han hecho por los abusos sexuales de los niños. “La Iglesia es consciente de este daño; es un daño personal y moral, cometido por hombres de Iglesia. Y no vamos a dar un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner”, añadió el Pontífice. El pasado 5 de febrero, un comité de derechos humanos de la ONU acusó a El Vaticano de adoptar políticas que permitieron a sacerdotes violar y acosar a miles de niños, y lo conminó a abrir sus archivos de pedófilos y denunciar a los obispos que ocultaron sus crímenes. En un devastador informe, el comité criticó severamente al Vaticano por sus actitudes hacia la homosexualidad, la planificación familiar y el aborto, y pidió que se revisen sus políticas para asegurar que se protejan los derechos de los niños y su acceso a la salud. La ONU fustigó también el "código de silencio" que se adoptó para silenciar a las víctimas y dijo que la Santa Sede "sistemáticamente privilegió la preservación de la reputación de la Iglesia y el presunto ofensor sobre la protección de los niños". Además pidió a la jerarquía católica que compense a las víctimas y llame a rendir cuentas no solo a quienes abusaron sino también a quienes encubrieron los crímenes. "El comité está sumamente preocupado de que la Santa Sede no ha reconocido el alcance de los crímenes cometidos, no ha tomado las medidas necesarias para atender los casos de violaciones contra niños y proteger a los menores, y ha adoptado políticas y prácticas que llevaron a la continuación del abuso y la impunidad de quienes lo perpetraron", dice el informe. Asimismo pidió que la comisión para investigar los abusos que el Papa Francisco anunció en diciembre realice una indagatoria independiente de todos los casos de abuso cometidos por sacerdotes y de la forma en que la Iglesia respondió, también llamó al Vaticano a establecer reglas claras para reportar esos casos en forma obligatoria ante la policía e impulsar leyes que permitan a las víctimas reportar crímenes aún después de que haya expirado el plazo para denunciar esos hechos. El Vaticano respondió con un comunicado en el que aseguró que mantiene su compromiso de defender y proteger los derechos de los niños, pero al mismo tiempo deploró el intento del comité de "interferir con el magisterio de la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y con el ejercicio de la libertad religiosa". Las declaraciones del Papa Francisco se dan también en el contexto del foro que sobre el tema organizó la Cámara de Diputados el pasado jueves. En dicho encuentro, familiares de víctimas de sacerdotes pederastas y organizaciones no gubernamentales de defensa de niñas y niños abusados por miembros de la iglesia católica mexicana pidieron al Comité de los Derechos del Niño de la ONU solicitar al Vaticano la suspensión de la canonización de Juan Pablo II, a quien acusan de proteger a religiosos pedófilos como el exlíder de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel. En el marco del foro El Significado del Informe del Comité de los Derechos del Niño a la Santa Sede y las Implicaciones para México organizado por la Cámara de Diputados, el exsacerdote Alberto Athie pidió a dicho comité de la ONU, hacer llegar esta solicitud a la Santa Sede. "Qué tal si lo canoniza y resulta que sí hay elementos que le fincan responsabilidad como un encubridor y por lo mismo como cómplice de casos de pederastia en el mundo, qué va a pasar en la iglesia católica cuando tenga un santo en los altares y ese santo fue cómplice de pederastia", cuestionó Athie. La vicepresidenta del Comité de Derechos del Niño de la ONU, Sara Oviedo, quien participó en el foro, se comprometió a analizar la solicitud antes de la beatificación de Juan Pablo II antes del próximo 27 de abril. Al margen de ello, dejó claro que el Vaticano debe dejar de proteger a los curas pederastas, entregarlos a las autoridades civiles y además pagar indemnizaciones a las víctimas de ese delito, como lo resolvió el Comité de los Derechos del Niño de la ONU en su informe publicado el pasado 5 de febrero.

Comentarios