Separatistas prorrusos piden la renuncia del gobierno de Ucrania

viernes, 18 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En respuesta al pacto firmado entre Rusia, Ucrania, la Unión Europea y Estados Unidos para que todos los grupos armados ilegales dejen las armas, separatistas prorrusos de la autoproclamada República Popular de Donetsk advirtieron que no dejarán las armas si el gobierno “ilegal” de Kiev no abandona el poder. En abierto desafío al acuerdo internacional sobre Ucrania, el jefe de Donetsk, Denis Pushilin, señaló este viernes que su entidad no ha participado en las conversaciones de Ginebra y, por tanto, no cumplirá el pacto. Manifestó que sus hombres sólo considerarán dejar los edificios públicos cuando el gobierno en Kiev haga lo mismo, y añadió que iba a seguir con los preparativos para un referéndum sobre la autonomía de la región el próximo 11 de mayo. Por su parte, Alexander Gnezdilov, portavoz de Donetsk, sostuvo que su grupo iba a evacuar el edificio gubernamental sólo cuando el gobierno “ilegal” de Kiev abandone el poder, reportó la cadena británica de noticias BBC. Otro líder de la protesta en Donetsk también aseguró que los separatistas no se irían a menos que los manifestantes proeuropeos en la plaza de Maidan en Kiev levanten su campamento. El gobierno de Ucrania ha asegurado que la operación antiterrorista destinada a frenar el avance de los manifestantes y activistas separatistas prorrusos que han ocupado edificios gubernamentales en el este del país continuará. “La continuidad de la operación dependerá del tiempo que los terroristas sigan en nuestro país”, manifestó un portavoz ucraniano. El pasado jueves 17, los diplomáticos que acudieron a una reunión de emergencia sobre la crisis en Ucrania emitieron una declaración conjunta enfocada a disminuir las tensiones y garantizar la seguridad en Ucrania. La declaración siguió a las conversaciones que duraron varias horas entre el secretario de Estado estadunidense, John Kerry; el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov; su homólogo ucraniano, Andriy Deshchytsia, y la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton. El pacto llama a todos los grupos armados ilegales a que dejen las armas, todos los edificios tomados ilegalmente para que sean devueltos a sus legítimos propietarios, y que liberen todos los espacios públicos ocupados. Asimismo, promete una amnistía para los manifestantes que salgan del edificio y entreguen sus armas, al margen de los condenados por delitos capitales. De igual manera, insta a un alto a la violencia en Ucrania y condena todo extremismo, racismo e intolerancia religiosa, incluido el antisemitismo, en todo el país.

Comentarios