En artículo de The New York Times, Maduro llama al diálogo a opositores

miércoles, 2 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio de la crisis social, política y económica que atraviesa Venezuela, el presidente de ese país, Nicolás Maduro, publicó un artículo en el portal de Internet del diario estadunidense The New York Times en el que se pronunció por el diálogo y la diplomacia con Estados Unidos que ya anunció sanciones por la violencia desatada en el país sudamericano hace un mes. Tras enumerar los logros de su gobierno y los de su antecesor, Hugo Chávez, el mandatario expresó su confianza en que “al conocer la verdad” el pueblo estadunidense “decida que Venezuela y su gente no merecen ese castigo y que pidan a sus representantes que no impongan sanciones”. Según Maduro, el gobierno de Barack Obama “gasta al menos US$5 millones anualmente apoyando a los movimientos de oposición en Venezuela” y dice que actualmente se discute en el Congreso un proyecto para otorgar otros 15 millones de dólares para organizaciones antigubernamentales y que el Congreso también está decidiendo si impone sanciones a Venezuela. Subraya que “ahora es el momento del diálogo y la diplomacia” y que ha contactado al gobierno de Obama en un intento de volver a intercambiar embajadores. “Venezuela necesita paz y diálogo para avanzar. Recibimos positivamente a cualquiera que sinceramente desee ayudarnos a alcanzar estos objetivos”, afirma Maduro en su artículo que publicó, dijo, para “contrastar las mentiras” que se dicen en la prensa de Estados Unidos. A través de su programa radial, el sucesor de Hugo Chávez invitó a todos los venezolanos a leer su artículo. “Aquí digo una cantidad de verdades contrastables con el pueblo de Venezuela porque se miente mucho en Estados Unidos”, dijo. Además, el texto en español fue publicado por el ministerio de Comunicación e Información. En el artículo titulado: Venezuela: A call for peace (Venezuela: Un llamado a la paz), Maduro afirma que las recientes protestas en Venezuela han llamado la atención de la comunidad internacional pero  “gran parte de la cobertura en los medios de comunicación internacionales ha distorsionado la realidad de mi país y los hechos de actualidad”. Los venezolanos, dice, se sienten orgullosos de su democracia. “Hemos construido un movimiento democrático y participativo desde la base que ha asegurado que tanto el poder y los recursos se distribuyan de manera equitativa a nuestro pueblo”, sostiene. Maduro menciona una lista de los logros que Naciones Unidas ha reconocido de su gobierno: reducción de la desigualdad, reducción “enorme” de la pobreza y la creación de programas universales gratuitos de salud y educación. Venezuela –afirma en su columna– pasó de ser “uno de los países más desiguales de América Latina en 1998 a convertirse en el país menos desigual de América Latina. “Hemos reducido la pobreza enormemente -de 29% en 1998 al 19.6% en 2013. La pobreza extrema disminuyó en el mismo período, pasando de 21.5% a 6.5%”, afirma el mandatario. Resultado de esa política, abunda, es que desde 1998 “el movimiento fundado por Hugo Chávez ha ganado 18 elecciones presidenciales, parlamentarias y locales a través de un proceso electoral que el expresidente estadounidense Jimmy Carter ha llamado ‘el mejor del mundo’. “Más recientemente, nuestro partido... logró una mayoría aplastante en las elecciones para alcaldes en diciembre de 2013, ganando en 255 de 335 municipios”, subraya Maduro. Y afirma luego que estos hechos “desmienten afirmaciones hechas por algunos políticos en Estados Unidos, y por gran parte de los medios de comunicación, alegando que Venezuela tiene un déficit de democracia y que las protestas actuales representan el sentir de la mayoría”. Por el contrario, afirma que la mayor parte de las protestas contra el gobierno “son obra de los sectores más ricos de la sociedad que se oponen y tratan de revertir los logros del proceso revolucionario que ha beneficiado a la inmensa mayoría del pueblo venezolano”. Los manifestantes, acusa, tienen un solo objetivo: “el derrocamiento inconstitucional del gobierno elegido democráticamente”. Las personas que tienen preocupaciones y críticas legítimas sobre la economía o la inseguridad que merecen ser discutidas, sigue Maduro, “por desgracia son socavadas por líderes de la oposición con una agenda antidemocrática y violenta”. Sin embargo reconoce que “aunque nuestras políticas sociales han mejorado la vida de los ciudadanos en general, el gobierno también se ha enfrentado a serios desafíos económicos en los pasados 16 meses, incluidas inflación y escasez de productos básicos”. Además afirma que “Venezuela ha estado luchando con un alto índice de criminalidad”, al cual le está haciendo frente con la formación de “una nueva fuerza de policía nacional, reforzando la cooperación de la policía y la comunidad, y reestructurando nuestro sistema penitenciario”. La publicación del artículo ocurre a casi un mes de la ola de protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media que sacuden al país desde febrero pasado por la desbordada inflación -que en febrero alcanzó una tasa anualizada de 57.3 %-, el desabasto y el alto índice de delincuencia. Durante un mes de violentos incidentes registrados en Caracas y otras ciudades, al menos 35 personas han muerto, 559 han resultado heridas y más de mil 700 detenidas, de las cuales 168 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales.

Comentarios