Sentencian a muerte a 683 seguidores de Morsi en Egipto

martes, 29 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En un juicio sumario que duró apenas unas horas y durante el cual la defensa careció del derecho a hacer uso de la palabra, el tribunal de Al-Minia, en Egipto, sentenció ayer a 683 partidarios del expresidente egipcio Mohamed Morsi a la pena de muerte. El mismo tribunal confirmó las penas capitales de 37 personas y redujo a cadena perpetua las condenas de otras 491 al revisar el juicio que llevó a cabo el pasado 24 de marzo. En ambos procesos, las acusaciones se basaban en el asesinato de un policía ocurrido el 14 de agosto de 2013, a raíz del desalojo violento de integrantes de los Hermanos Musulmanes, quienes protestaban en contra de la destitución de Mohamed Morsi, el primer presidente democráticamente electo en la historia de Egipto. La alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Navi Pillay emitió hoy un comunicado en el que repudió ambos juicios, debido a que “las cargas exactas en contra de cada acusado no son claras, ya que no fueron leídas individualmente en la Corte”. Luego de denunciar el actual sistema judicial egipcio, “donde las garantías internacionales de un juicio justo parecen estar cada vez más pisoteadas”, hizo un llamado al gobierno militar a “tomar en serio sus compromisos en términos de derechos humanos”. Añadió: “La pena de muerte sólo puede ser aplicada para los crímenes más serios y a través de las medidas más estrictas de protección judicial. Esto no ha sido el caso en estos dos juicios ante la corte de Al-Minia. Un juicio masivo de centenares de personas, plagado de irregularidades procesales, resulta simplemente insuficiente para imponer sentencias capitales”. Los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña condenaron firmemente ambas sentencias dictadas por el juez Said Yusef Sabri. Según Amnistía Internacional (AI), la justicia egipcia pronunció 323 sentencias de pena capital desde 2011, el mayor número en la región de Medio Oriente y África del Norte. La organización denuncia además que en varios casos son tribunales militares los que dictan las penas capitales, ya que en 2012 17 de los 123 condenados a muerte fueron juzgados ante un tribunal castrense. Antes de empezar las ejecuciones el Mufti, la mayor instancia religiosa de Egipto, dará al juez su opinión sobre su veredicto. Sin embargo, su aviso no tiene carácter vinculante. La represión Desde diciembre pasado –cinco meses después del golpe de Estado que fomentó el Ejército egipcio contra Mohamed Morsi--, el gobierno militar de Abdul Fatah Al-Sissi identifica a la Hermandad Musulmana como “organización terrorista”. El grupo político, de 85 años de antigüedad, ganó todas las elecciones desde la destitución del dictador Hosni Mubarak en 2011. El pasado 14 de agosto, mientras se producían los acontecimientos que generaron las masivas condenas a muerte, la represión a los opositores contra la destitución de Morsi en el Cairo dejaba un saldo de 700 muertos. Entre los condenados a muerte se encuentra Mohamed Badie, el octavo “guía supremo” de los Hermanos Musulmanes. Badie confió hoy a Reuters que las condenas masivas anuncian la próxima caída del gobierno. “Esta decisión representa el último clavo al ataúd de los poderes fácticos que organizaron el golpe de Estado”, aseveró, al añadir que “el régimen está a punto de colapsar”. Además, según información de la AFP, un tribunal del Cairo condenó ayer al Movimiento 6 de Abril por “difamación al país” y “colusión” con movimientos extranjeros. El Movimiento 6 de Abril –laico y de izquierda— fue el principal grupo de jóvenes que se levantó en contra de Mubarak y logró su renuncia luego de 30 años de régimen autoritario sobre el país. Estos últimos meses, abunda la AFP, el Movimiento 6 de Abril llevó a cabo manifestaciones en contra de una ley que promulgó el gobierno militar de Fatah Al-Sissi, con el fin de prohibir las marchas en el país. En diciembre pasado, el líder del movimiento, Ahmed Maher, fue condenado a tres años de cárcel por violar esta ley.

Comentarios