"Twitter cubano" no es una operación secreta: EU

jueves, 3 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La creación de un “Twitter cubano” por parte del gobierno de Estados Unidos es un programa "en desarrollo" y no una operación secreta, afirmó este jueves la Casa Blanca, luego de que la agencia The Associated Press (AP) informó que la red de comunicaciones fue diseñada para socavar al gobierno comunista de la isla. De acuerdo con el despacho de AP, el "Twitter cubano" se creó usando empresas de fachada constituidas en secreto y financiada a través de transacciones con bancos extranjeros. El proyecto –que duró dos años y atrajo a decenas de miles de suscriptores– trató de evadir las fuertes restricciones que el gobierno cubano impuso sobre el acceso a internet a través de una plataforma primitiva de medios sociales. En primer lugar, la red se volvería popular entre los jóvenes en Cuba; luego el plan era empujarlos hacia la disidencia, apuntó. No obstante, sus usuarios nunca supieron que el proyecto fue creado por una agencia de Estados Unidos vinculada al Departamento de Estado, ni que los contratistas estadunidenses estaban reuniendo datos personales sobre ellos para usar esa información con propósitos políticos. No está claro si el proyecto es legal bajo las leyes estadunidenses, que exigen autorización por escrito del presidente y una notificación al Congreso para adelantar cualquier operación secreta, subrayó AP. Al respecto, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló que no conoce a individuos en el gobierno de Estados Unidos que sepan del programa, pero también dijo que el presidente Barack Obama apoya los esfuerzos por ampliar las comunicaciones en Cuba. Carney indicó que el gobierno intenta ser discreto cuando trabaja en "entornos no permisivos" como es el caso de Cuba, y agregó que esos pasos se toman para proteger "a los practicantes y al público". Por separado, el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont y presidente de la Subcomisión del Senado sobre el Departamento de Estado y Operaciones en el Extranjero, dijo que las revelaciones son preocupantes. "Existe el riesgo de que cubanos jóvenes usasen el servicio en sus teléfonos móviles sin saber que era una actividad financiada por el gobierno de Estados Unidos", recalcó. Añadió: "También está la naturaleza clandestina del programa, de lo que no se informó a la Subcomisión de Asignaciones que tiene la responsabilidad de hacer supervisión. Y el hecho de que el servicio comenzó a operar poco después del arresto de Alan Gross, subcontratista de la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) que fue enviado a Cuba a ofrecer el acceso de los ciudadanos a la Internet".

Comentarios