Ubican a niñas secuestradas por Boko Haram

martes, 27 de mayo de 2014
México, D.F., (apro).- A 42 días del secuestro de aproximadamente 200 adolescentes nigerianas por parte de la organización terrorista “Boko Haram”, el jefe de la Defensa aérea de esa nación, Alex Badeh, aseguró que ya tienen identificado el punto donde se encuentran retenidas las jovencitas. Sin embargo, se reservó la información por tratarse, dijo, de “secretos militares”. El Ejército de Nigeria sabe lo que estamos haciendo “y no podemos ir a matar a nuestras niñas al intentar recuperarlas”, apuntó. No obstante, advirtió que “conseguiremos traer de vuelta a las niñas". Por su lado, el gobierno del país africano cuenta ya con la asistencia de un equipo de tres negociadores para la liberación de las niñas secuestradas. Sin embargo, dicha negociación enfrenta múltiples reticencias, como el señalamiento de las fuerzas de seguridad nigerianas de que el grupo negociador solo busca su beneficio económico personal, publicó este martes la edición electrónica del diario This Day de Nigeria. De acuerdo con el rotativo, uno de los negociadores es Messrs Aliyu Teshaku, cristiano convertido al Islam, quien supuestamente fue adherente de Boko Haram e inclusive su vocero tras la detención del líder Abu Qaqa, en 2012. El segundo es Ahmad Salkida, un periodista despedido de medios en los que trabajó debido a su presunta cercanía con el grupo fundamentalista islámico. Según versiones preliminares, Salkida ya se habría reunido con el presidente nigeriano Goodluck Jonathan para discutir las modalidades de la negociación. El otro negociador es el australiano Steve Davies, con experiencia en la negociación de rehenes, y quien operaría con Aisha Wakil, quien se convirtió al Islam y tiene lazos con miembros del grupo que pretende instalar la ley islámica en Nigeria. Las negociaciones se efectuarían en secreto y sin dejar de mantener en público la posición de que no habrá intercambio de prisioneros del grupo extremista por las niñas, que están por cumplir 45 días en cautiverio. Luego del masivo secuestro que conmocionó al mundo, Deborah Sanya, una jovencita de 18 años, contó a la revista The New Yorker cómo logró escapar de sus captores al día siguiente, corriendo sin parar hasta llegar a una aldea donde pudo comunicarse con sus padres. Se libró de los secuestradores, pero el horror aún la persigue: se pasa los días rezando y ayunando por sus compañeras de colegio, amigas y familiares, que no tuvieron la misma suerte que ella. Su padre, Ishaya Sanya, también citado por la revista neoyorquina, señaló que los padres de las secuestradas han caído enfermos y muchos “están enloqueciendo”. Desde el 14 de abril, día de la tragedia, los pobladores de Chibok, principalmente mujeres, han realizado protestas y manifestaciones para pedir la liberación de sus niñas. Pero fue hasta el 7 de mayo cuando el gobierno de Abuja ofreció 300 mil dólares a cambio de información sobre el paradero de las menores. En tanto, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y China ofrecieron apoyo logístico para encontrar a las jovencitas plagiadas.

Comentarios