Por pederasta, el Vaticano expulsa a exnuncio de República Dominicana

viernes, 27 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Vaticano expulsó del sacerdocio al arzobispo polaco Josef Wesolowski por abusar sexualmente de menores de edad mientras se desempeñaba como nuncio apostólico en República Dominicana, cargo que ocupó de 2008 a 2013. En un comunicado difundido este viernes, la santa sede informa que “a Congregación para la Doctrina de la Fe “ha condenado a la dimisión de su función clerical al exnuncio apostólico en República Dominicana, Josef Wesolowski”. Y agrega que “el acusado tiene dos meses para apelar”, ya que sigue abierto el proceso penal en su contra en los juzgados vaticanos, debido a que la expulsión no significa que ya exista una sentencia definitiva. El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que tras esta primera sentencia se tomarán medidas para que el exdiplomático “resida en un lugar concreto, limitado y sin libertad de movimiento, ya que se le ha declarado culpable de un grave delito. Estará en espera de otro proceso judicial”, apuntó. En septiembre del año pasado, en República Dominicana se dio a conocer que el nuncio abusaba de menores de edad y manejaba una amplia red de pornografía infantil, pues para ese tiempo se le encontraron 87 mil fotografías y decenas de videos de niños desnudos. Al entrevistarse con las víctimas, las autoridades judiciales dominicanas descubrieron que el arzobispo pagaba a los niños por tener relaciones sexuales con él o por posar desnudos ante sus cámaras, e incluso a algunas de sus víctimas se las llevaba de viaje a Polonia, su país natal, detalló la revista Proceso en dos amplios reportajes publicados en sus números 1930 y 1945. Ante este escándalo, el nuncio salió de incógnito de República Dominicana, prófugo de la justicia, y se refugió en el Vaticano, que para entonces confirmó que Wesolowski ya estaba en Roma y sería sometido a una investigación en los tribunales vaticanos. Ahora, como parte de esta investigación, Wesolowski fue expulsado de las filas del clero.

Comentarios