Dan 5 años de cárcel en EU a proveedor de metanfetaminas de cura católico

miércoles, 4 de junio de 2014
WASHINGTON (apro).- La Corte Federal de Hartford, Connectitut, sentenció a cinco años y cinco meses de cárcel a Chad McCluskey, al ser declarado culpable del delito de distribución de metanfetamina a un sacerdote católico que a su vez se encargaba de vender la droga sintética. McCluskey y su novia Kristen Laschober, quien aún no recibe sentencia, fueron acusados de vender para su distribución casi cinco kilos de metanfetamina al prelado católico monseñor Kevin Wallin, apodado Monsignor Meth. De acuerdo a los documentos de la Corte Federal en Connecticut sobre este caso, McCluskey y su novia, ambos originarios del estado de California, en el 2009 iniciaron el negocio de venderle metanfetamina al sacerdote Wallin. Este negocio ilícito de venta y distribución de metanfetamina terminó en el 2012 luego de haber sido descubierto por las autoridades federales. Tras darse a conocer el escándalo de su negocio de distribución de la droga sintética, Monseñor Wallin renunció en 2011 después de casi una década a cargo de la parroquia de San Agustín, en Bridgeport, Connecticut. El párroco aseguró que colgaba los hábitos por problemas de salud, pero al poco tiempo y al darse a conocer los detalles de la investigación, la arquidiócesis de Bridgeport le anuló en 2012 todos los poderes que la Iglesia católica le había otorgado. De acuerdo con el encauzamiento judicial contra McCluskey y su novia, esta pareja californiana vendió a Wallin entre medio kilo y kilo medio de metanfetamina mensual en un lapso de seis meses. El expediente judicial anota, que para lavar el dinero procedente de la venta de la metanfetamina, el sacerdote Wallin, de 62 años, abrió el negocio de una tienda de juguetes y de videos para adultos (sex shops) en la ciudad de North Heaven. En la sesión de sentencia en la corte federal en Hartford, McCluskey pidió una disculpa a la sociedad por lo que hizo, y justificó sus acciones a los fuertes problemas de adicción a las drogas que padece. Tanto McCluskey como su novia Kristen tendrán también que ser juzgados por el cargo federal de venta de “grandes cantidades” de metanfetamina, delito por el cual ambos podrían recibir una condena que va de 11 a 14 años de prisión.

Comentarios