Europa: El narco y la prostitución, a las cuentas nacionales

viernes, 6 de junio de 2014
BRUSELAS (apro).- A partir de este año los países de la Unión Europea (UE) deberán incorporar a sus indicadores económicos la riqueza que genera el negocio de las drogas, la prostitución y otras actividades ilícitas, lo que podría generar un boom de crecimiento al aumentar hasta 5% el Producto Interno Bruto (PIB) de algunas naciones nórdicas. El Sistema Europeo de Cuentas Económicas Integradas (ESA, por sus siglas en inglés) determinó hace cuatro años que “las operaciones económicas ilegales deben ser consideradas como transacciones (a registrar) cuando todos los componentes involucrados realicen las operaciones de mutuo acuerdo”. Luego de efectuar una auditoría integral de los métodos usados por los países de la UE, Eurostat, la agencia de estadística común identificó en 2012 áreas donde las cuentas de los actuales 28 Estados miembros podrían mejorar, una de ellas la integración obligatoria de las actividades del tráfico de drogas y la prostitución en las estimaciones de su PIB, y que los países deberán presentar en septiembre próximo por vez primera. El objetivo de la nueva disposición es que los datos económicos de todos los países de la UE midan las mismas fuentes productivas y puedan así ser comparables. En Holanda algunas drogas están despenalizadas y su comercio forma parte de la contabilidad de su PIB, pero en otros países no ocurre eso; lo mismo sucede con la prostitución, que está legalizada en Alemania, Grecia o Austria, y cuyos ingresos generados se ven reflejados en los indicadores nacionales. Los economistas de la oficina británica de estadística, Joshua Abramsky y Steve Drew, señalan que el PIB es un indicador importante porque es utilizado en el cálculo de la contribución de cada Estado miembro al presupuesto de la UE. “Debido a su importancia operativa, la oficina estadística de la UE, Eurostat, lleva a cabo auditorías regulares de los métodos y los datos usados por las autoridades nacionales para estimar su PIB”, señalan en un reporte del 29 de mayo pasado en el que explican la metodología que usaron los expertos británicos. Las previsiones de Eurostat sobre los efectos que tendrá la nueva medida en las contabilidades de los países europeos son en algunos casos impresionantes. Pronostica que el PIB de Italia se elevará 2.4% respecto al anterior; el de Austria, Reino Unido y Holanda entre 3% y 4%; y el de Finlandia y Suecia de 4% a 5%. Un caso de particular interés lo plantea Bélgica. La más reciente investigación del Global Drug Survey, publicada en abril pasado y que corresponde a datos de 2013, revelan que los belgas son los mayores consumidores de cocaína en el mundo, sólo detrás de los australianos. Más aún, un estudio del Centro Europeo para el Control de las Drogas y la Drogadicción (EMCDDA, por sus siglas en inglés), divulgado el 25 de mayo pasado en Lisboa, realizó pruebas de laboratorio de las aguas residuales de 40 ciudades europeas de 21 países, y encontró la mayor concentración de cocaína en la ciudad belga de Amberes (mil 54 miligramos de la sustancia en el agua desechada por cada mil habitantes en un día), siguiéndole Zúrich, Londres y Barcelona. De acuerdo con una nota aparecida el 1 de junio pasado en el periódico The Guardian, 25% de la cocaína proveniente de Latinoamérica entra a Europa por el puerto de Amberes. La información agrega que el Departamento de Estado estadunidense estima que por esa vía entran 20 toneladas de cocaína cada año, sustancia que, según el Global Drug Survey, tiene un costo en Bélgica de 50 euros por gramo, la más barata en la región, la mitad del precio europeo de mercado. Metodologías A finales de mayo pasado la oficina de estadística de Gran Bretaña (ONS, por sus siglas en inglés) dio a conocer sus primeras actualizaciones aplicadas en el año 2009, con las ganancias correspondientes a la prostitución y el narcotráfico. Relativo al primer rubro, las estimaciones británicas arrojaron que cada una de las 60 mil 879 prostitutas cobraba en promedio 67.16 libras (113 dólares actuales) en 2009  por cada uno de los 25 clientes que tenían a la semana. El resultado final es un agregado al PIB de 9 mil millones de dólares actuales. En relación al comercio de drogas ilícitas, el añadido al PIB fue de 7 mil 400 millones de dólares. Tan sólo las ventas de heroína ascendieron en el país a mil 270 millones de dólares. Las autoridades indican que en esa época había 38 mil usuarios de la droga, cuyo costo por gramo en la calle alcanzaba en promedio 62 dólares. En total, las operaciones ilícitas contabilizadas por el momento en Gran Bretaña representaron un incremento de 55 mil 500 millones de dólares; es decir un PIB extra de 2.3% ese año. Sin embargo, se espera que las actualizaciones posteriores de otras operaciones ilícitas o “grises” --como un conteo más preciso de las contribuciones de organizaciones caritativas a las familias-- concluyan con un aumento de 5% del PIB. Los cálculos de ese tipo de actividades enfrentan dificultades insuperables por su propia naturaleza clandestina. De acuerdo con el Financial Times del pasado 29 de mayo, para obtener un monto sobre la aportación a la economía británica de la prostitución, los especialistas calcularon un número de personas dedicadas a ese negocio a nivel nacional --casi 61 mil-- extrapolando un estudio realizado en 2004 en la zona de Londres. Luego hicieron cálculos acerca de la cantidad de días de trabajo y el precio ofrecido al cliente, y dedujeron además que el número de prostitutas había crecido de ese año al 2009 porque también aumentó el segmento de hombres mayores de 16 años. La oficina británica de estadística reconoce que sus cifras en ese rubro pueden verse como “una débil conjetura basada en el mercado de servicios de las prostitutas”, pero también aclararon que no es posible hacerlo de otra forma porque no dispone de “series de datos por periodos de tiempo del número de prostitutas”. Tampoco países con mayor experiencia en ese campo, como Holanda, garantizan absoluta fiabilidad en sus mediciones. Sus estadísticas parten del supuesto que una prostituta, que trabaja en una de las famosas vitrinas del distrito rojo de Ámsterdam, tiene en promedio tres clientes por día, pero cuando se ofrece un servicio privado y se debe viajar (como es el caso de escorts o call girls) las autoridades holandesas asumen que atienden únicamente un cliente por jornada. En el caso de las drogas, sus fuentes de información provienen de las organizaciones no gubernamentales que trabajan con los adictos, y el precio de las drogas que usa en su metodología lo retoma, según sus propios reportes oficiales, “de internet”. El pasado 22 de mayo, la oficina italiana de estadísticas (Istat) señaló en un comunicado que será “difícil” incluir en sus cuentas las transacciones del mercado de las drogas, la prostitución y el contrabando de cigarros y alcohol, “por la obvia razón de que ese tipo de actividades evade (el sistema) de reconocimiento” de la economía legal. Según un estudio de 2008, el total de las operaciones subterráneas producen al menos ingresos por 348 mil millones de dólares en la economía italiana, equivalente a 16.3% de PIB. En comparación, el gobierno español calcula el tamaño de su “economía gris” en 19.2% de su PIB, y esperan agregar 13 mil 600 millones de dólares a sus cuentas oficiales este año. Raoul Ruparel, jefe de investigaciones económicas del centro de estudios Open Europe, con oficinas en Londres y Bruselas, explicó el 10 de febrero al diario The Times que, el aumento del PIB provocado por las nuevas reglas de medición acarreará algunos beneficios contables a los Estados asociados, como bajar su porcentaje de déficit público y el de su deuda con relación al PIB. Pero también advirtió que tendrá una consecuencia menos aceptable cuando se refleje en un aumento de su contribución al presupuesto común de la UE. Peor aún: “Calcular el PIB plantea una dificultad notoria, pero cualquiera que haya leído los reportes metodológicos concernientes a drogas y prostitución encontrará muy difícil seguir tomando en serio cifras de crecimiento económico”, opinó el 3 de junio último el analista económico de la agencia especializada Bloomberg, Leonid Bershidsky.

Comentarios

Otras Noticias