Se agudizan tensiones diplomáticas por desplome de avión de Malaysia Airlines

jueves, 17 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Según versiones extraoficiales, un misil derribó un Boeing 777 de Malaysia Airlines, en Ucrania del Este, teatro de combates feroces entre el Ejército y los separatistas prorrusos desde el pasado mes de abril. El aparato se estrelló cerca de la ciudad de Chakhtarsk, a apenas 60 kilómetros de la frontera rusa. Ninguno de sus 298 ocupantes sobrevivió al impacto y a la explosión. Representantes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos aseveraron al Wall Street Journal que poseían huellas térmicas e infrarrojas del evento, mismas que los llevaron a la conclusión de que el avión fue abatido por un misil. “Malaysia Airlines confirmó que el aparato no realizó llamada de emergencia”, informó el primer ministro de Malasia, Najib Razak, al añadir que por el momento “estamos incapaces de verificar la causa de esta tragedia”. Durante la tarde, las especulaciones sobre el origen del supuesto misil sacudieron las diplomacias occidentales y prorrusas. El recién electo presidente de Ucrania, Petro Porochenko, no se atrevió en acusar de manera directa a los rebeldes. No obstante, observó que “es el tercer incidente trágico en los días recientes, después de que los aviones An-26 y Su-25, pertenecientes al Ejército ucraniano, fueron abatidos desde el territorio ruso” –lo que Rusia siempre negó--, al subrayar que “los militares ucranianos no tomaron alguna acción para destruir objetivos aéreos”. Más temprano, el Consejo de Seguridad Nacional ucraniano acusó a la aviación rusa de haber derribado un aparato de combate Su-25, lo que negó el embajador ruso en las Naciones Unidas, Vitaly Tchurkin, al aseverar que tales suputaciones eran “absurdas”. Los rebeldes prorrusos desmintieron con firmeza su implicación en el derribamiento, al aseverar que no cuentan con la tecnología para abatir un avión que vuele por encima de los 3 mil metros. En cambio, acusaron a las fuerzas ucranianas de ser los perpetradores del crimen, sin aportar ninguna prueba, tal como el presidente ucraniano. Sin embargo, la agencia Itar Tass reportó que en junio pasado los rebeldes confiscaron un arsenal de misiles Buk al capturar una base militar ucraniana. Estos misiles pueden alcanzar objetivos aéreos hasta 18 mil metros, informó la agencia. Poco después, el secretario de Seguridad Nacional ucraniano, Valentin Nalivaychenko, acusó a dos oficiales de inteligencia rusos de estar involucrados en el derribamiento. En las Naciones Unidas, el embajador ruso Vitaly Churkin negó toda implicación de Rusia en el derribamiento. “No lo hicimos”, aseveró a la prensa, mientras que el presidente Vladimir Putin publicó un comunicado en el que expresó su pesar a su homólogo malasiano, Najib Razak. El mismo Putin aseveró en una declaración que “el Estado sobre cuyo territorio ocurrió (el derribamiento) queda responsable por esta terrible tragedia”, al precisar que “si hubiera paz en este lugar y si no se hubiera reiniciado la acción militar en el este de Ucrania”, el incidente no hubiera ocurrido. Publicaciones de separatistas prorrusos en la red social VK se volvieron virales en Ucrania: según la AFP, el “ministro de la Defensa” de la autoproclamada República de Donetsk, Igor Strelkov, escribió hoy: “Acabamos de abatir un (avión de guerra) An-26 cerca de Torez... Ahí viene el video que confirma que un pájaro cayó”. Los usuarios de las redes sociales ucranianas están persuadidos que estas publicaciones --y su retiro rápido de Internet-- comprueban que el derribamiento del avión resultó de un error de los separatistas, reveló el periódico británico The Guardian. El peritaje Habitantes de la región y fuerzas separatistas empezaron la limpieza de la zona del impacto. Putin aseguró que Rusia proveerá “toda la asistencia necesaria” a las autoridades prorrusas de la región para investigar la caída del avión. El presidente ucraniano, por su parte, aceptó la propuesta de recibir expertos estadunidenses para la realización del peritaje, informó el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. Ante el riesgo de que los resultados del peritaje reviertan un carácter polémico, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, urgió a la comunidad internacional a realizar una “investigación completa y transparente” sobre el incidente. El Consejo de Seguridad de la ONU anunció que se reunirá este viernes a las diez de la mañana en una “sesión de emergencia” sobre la situación en Ucrania. Un total de 154 de los pasajeros del vuelo MH17 –que viajaba desde Ámsterdam hacia Kuala Lumpur— eran holandeses, informó hoy la compañía aérea en un comunicado. Y 43 más, incluso los 15 miembros del personal de abordo, provenían de Malasia, mientras que 27 y 12 eran originarios de Australia e Indonesia, respectivamente. Además, científicos formaban parte de los pasajeros, pues viajaban hacia Melbourne, en Australia, para participar a una conferencia sobre el VIH/sida.

Comentarios