Destacados investigadores del VIH-Sida, entre las víctimas del avionazo en Ucrania

viernes, 18 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Al menos 108 personas que viajaban en el vuelo MH17 de Malaysia Airlines –derribado en Ucrania el día de ayer- asistirían a la 20ava Conferencia sobre el SIDA en Melbourne, Australia. Entre los fallecidos se encuentra el investigador Joep Lange, uno de los precursores de la investigación sobre el SIDA. De acuerdo con el diario The Australian, también viajaban Lucie van Mens, Martine de Schutter, Pim de Kuijer y Jacqueline van Tongeren, todos ellos involucrados en la investigación para prevenir el virus. “Uno de los pasajeros fue presidente de la Sociedad Internacional del SIDA, Joep Lange. El movimiento contra el VIH-SIDA ha perdido un gigante”, expresó la Sociedad Internacional del SIDA en un comunicado publicado en su página web. La organización manifestó sus condolencias y anunció que el encuentro de investigadores seguirá en pie. “En reconocimiento a la dedicación de nuestros colegas en la lucha contra el VIH-SIDA, la conferencia seguirá como estaba previsto”. Por su parte, el director de la Organización de las Naciones Unidas para el SIDA, Michael Sidibé, publicó en Twitter: Lange, de nacionalidad holandesa, era investigador de la Universidad de Amsterdam; estuvo involucrado en el tratamiento del VIH desde 1983. Él es uno de los responsables de la terapia antirretroviral y la prevención en la transmisión del virus de la madre hacia el hijo. Lange era editor de la revista Terapia Antiviral y autor de más de 300 artículos académicos, de acuerdo con el sitio de noticias Vox.com. En el vuelo, donde murieron 298 personas, también viajaba el jefe de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra. El organismo tuiteó: Se preveé que a la Conferencia asista el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y el filántropo Bob Geldolf. El día de ayer, un misil derribó un Boeing 777 de Malaysia Airlines, en Ucrania del Este. El avión se estrelló cerca de la ciudad de Chakhtarsk, a apenas 60 kilómetros de la frontera rusa. Ninguno de sus 298 ocupantes sobrevivió al impacto y a la explosión.

Comentarios