Sarkozy, víctima en la retórica

miércoles, 2 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia, aseveró que su inculpación por “corrupción activa”, “tráfico de influencias” y “violación del secreto jurídico”, que dictaminaron ayer los jueces encargados de la investigación, resultó de una manipulación política por una parte de la justicia francesa. En un ejercicio de preguntas retóricas durante una entrevista con la televisora TF1 --propiedad Martin Bouygues su amigo--, Sarkozy siempre brilló y asumió el papel de víctima en una cabalá que lanzó la izquierda y hasta calificó de “grotescas” las acusaciones en su contra. “¿Será normal utilizar a un magistrado que pertenece al sindicato de la magistratura y cuya obsesión política es destruir a la persona contra quién debe instruir?”, deploró Sarkozy en la charla, al referirse a Claire Thépaut, una de las jueces que perteneció a la organización. “Creo en la imparcialidad y la honestidad de los magistrados en nuestro país. No confundamos una pequeña minoría militante con los magistrados”, agregó. A raíz de escuchas telefónicas y requisiciones en casas y oficinas de cercanos, la justicia francesa sospechó que el expresidente pudo haber organizado una “red” de informantes en las instituciones judiciales y policíacas para saber e influir sobre las investigaciones en las que está relacionado. Los jueces lo inculparon en el marco de una investigación abierta el pasado 26 de febrero y hasta que ésta concluya, él goza de la presunción de inocencia. En la entrevista, Sarkozy continuó con sus cuestionamientos: “¿Será normal, mientras no existe ningún indicio grave o contundente, que se persigan las escuchas de un jefe de Estado que podría desempeñar funciones de oposición? Es como si el seguro social escuchara las conversaciones de los franceses con sus médicos”, comparó con tono inocente. “¿Será normal que me pusieran en ‘guardia a vista’ durante 15 horas?”, volvió a preguntar, al recordar que Jérôme Cahuzac, exministro de Finanzas del actual presidente, “no realizó ni un minuto de guardia a vista” en la investigación que lo abarcaba por evasión fiscal. El expresidente acusó: “Existe una voluntad de humillarme. ¿Será porque soy yo que se permite todo a los jueces? Le digo a los ojos, no tengo nada que reprocharme”, afirmó. Presunto inocente En un comunicado de prensa, el sindicato de la magistratura acusó al expresidente de tratar de desacreditar a los jueces, pues “un juez, aún sindicalizado, sigue siendo imparcial”. Personalidades de derecha afines a Nicolas Sarkozy abundaron en la versión de la cabala política orquestada desde la justicia. Ministro del interior bajo el mandato de Sarkozy y presidente de la Asociación de los Amigos del expresidente, Brice Hortefeux denunció hoy un “ensañamiento permanente, incesante e indigno” contra el exmandatario. Otros miembros de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), el partido conservador, transmitieron su apoyo a Sarkozy. Entre ellos, el presidente del partido Jean-Francois Copé y su fiel seguidora, Nadie Morano. El presidente francés, Francois Hollande, recordó que Nicolas Sarkozy goza de la presunción de inocencia y reiteró la independencia de la justicia francesa. En otro proceso judicial, en el que los jueces inculparon a Sarkozy por “abuso de debilidad” en el financiamiento de su campaña electoral de 2007, los magistrados le dictaron un auto de sobreseimiento, por lo que salió exculpado.

Comentarios