Propone Obama otorgar estatus de refugiados a un número limitado de niños migrantes

viernes, 25 de julio de 2014

WASHINGTON (apro).- El presidente Barack Obama propuso a sus homólogos de El Salvador, Guatemala y Honduras otorgar el estatus de refugiados por razones humanitarias a un número limitado de menores de edad y siempre y cuando éstos llenen la solicitud en sus países origen, en lugar de viajar por México como inmigrantes indocumentados.

“Sería mejor para ellos (los menores de edad) que puedan aplicar (para la solicitud de estatus de refugiados) en el país, en lugar de hacer el viaje peligroso por todo el norte hasta Texas, para presentar el mismo pedido”, dijo Obama durante el encuentro que sostuvo en la Casa Blanca con los mandatarios Otto Pérez Molina, de Guatemala, Juan Orlando Hernández, de Honduras, y Salvador Sánchez Ceren, de El Salvador.

El mandatario explicó a los presidentes centroamericanos que esta idea forma parte del plan que está elaborando junto con los Departamentos de Justicia, Salud y Servicios Humanos, y el de Seguridad Interior; con el propósito de frenar el éxodo de menores que llegan solos a Estados Unidos, como inmigrantes indocumentados, con la idea de que no serán deportados.

“Expliqué a mi colegas presidentes que, para las leyes de Estados Unidos, admitimos a cierto número de refugiados de todo el mundo con base en algún tipo de criterio muy estrecho”, dijo.

Josh Earnest, el vocero presidencial, explicó en paralelo que el presidente de Estados Unidos dejó en claro a los tres líderes de América Central que el estatus de refugiados no se otorga por las necesidades económicas de los peticionarios, ni por la situación de deterioro social en la que vive una familia.

“El objetivo es enviar un mensaje a Centroamérica de que no todos los menores de edad serán recibidos en Estados Unidos con los brazos abiertos”, apunto el portavoz presidencial.

En el encuentro ni el vocero ni Obama precisaron el número de menores de edad centroamericanos que Estados Unidos estaría dispuesto a recibir al año. El segundo sólo se limitó a decirle a los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador que serán unos cuantos.

“Es importante reconocer que no necesariamente podremos acomodar a un número grande o adicional de migrantes”, dijo el mandatario estadunidense.

Insistió en que lo más importante es parar el flujo de menores de edad que buscan llegar como indocumentados a la frontera sur de su país. “Demos encontrar soluciones de corto y largo plazos, para prevenir que los traficantes hagan dinero con las familias que se sienten desesperadas en Centroamérica”, añadió.

Por su parte, Earnest dijo que otra de las intenciones del encuentro es que los tres presidentes centroamericanos ayuden a propagar el mensaje de que los menores que sean detenidos como inmigrantes indocumentados en Estados Unidos serán deportados o repatriados los antes posible, salvo excepciones.

La Casa Blanca también subrayó el hecho de que Obama pidió a los tres mandatarios centroamericanos su cooperación para garantizar que la repatriación de los menores de edad a sus países de origen se realice de una manera segura y con todas las garantías humanitarias posibles.

Obama dijo que aun cuando los republicanos del Congreso federal se rehúsan a darle celeridad a su pedido presupuestal adicional por 3 mil 700 millones de dólares, para darle una solución a la crisis de menores de edad centroamericanos, continuará presionando al Capitolio hasta encontrar darle la vuelta al problema.

“Espero que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y los republicanos no se vayan a ir de vacaciones todo el mes de agosto, sin antes hacer algo para solucionar este problema.

Comentarios