Argentina entra en suspensión de pagos por "fondos buitre"

miércoles, 30 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de fracasar las negociaciones entre los acreedores de bonos, llamados “fondos buitre”, y el gobierno argentino, el país sudamericano se declaró en suspensión de pagos. En rueda de prensa, el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, admitió que los “fondos buitre” no aceptaron la propuesta de Argentina como primera opción, un canje en similares condiciones a las presentadas a los bonistas en 2005 y 2010. “Esta oferta les dejaba un 300% de ganancia, porque quienes denunciaron el asunto compraron los bonos a precio mucho más barato… los fondos buitre quieren más”, explicó. La segunda opción que ofreció el país sudamericano fue que estos fondos otorgaran una suspensión a la sentencia del juez neoyorquino, Thomas Griesa. Argentina no pudo cancelar sus obligaciones que ascienden a 540 millones de dólares con los bonistas que aceptaron reestructurar la deuda en 2005 y 2010. No obstante, Griesa decidió “congelar” esos recursos para obligar al gobierno de Cristina Fernández a saldar los mil 500 millones de dólares a los llamados “fondos buitre”. Por su parte, la mandataria de Argentina aseguró que es imposible cumplir con el pago a los litigantes, ya que se incurriría en una violación de las obligaciones legales con los tenedores de deuda que aceptaron la reestructuración y quienes podrían presentar demandas contra ese país hasta por 120 mil millones de dólares. Según el ministro de Economía, “los fondos reclaman que se les pague más de lo que se les abonó a los bonistas que entraron en 2005 y 2010, que fue en 92.4%. Esto es imposible porque como nación estamos sometidos a nuestras propias leyes y contratos… Aceptar la voluntad de los fondos desataría una oleada de peticiones de similares ventajas del resto de los bonistas”. Por lo pronto, la agencia calificadora Standard & Poor´s declaró hoy la deuda de Argentina en suspensión de pagos “selectiva” (categoría SD) desde su anterior posición, CCC-, después de que no se efectuara el pago a algunos de los bonistas de deuda reestructurada. Este cese de pagos sólo afecta a los 539 millones de dólares que no han llegado a hacerse efectivos por estar retenidos en el Bank of New York Mellon (BoNY) por recomendación del magistrado que instruye el caso entre Argentina y los fondos especulativos, el juez Thomas Griesa. Aclaró que las calificaciones, perspectivas y estatus de revisión especial (CreditWatch) de entidades no soberanas (incluyendo a empresas corporativas, instituciones financieras y gobiernos locales y regionales) no se ven afectadas de manera inmediata por la baja de las calificaciones no solicitadas en escala global, en moneda extranjera de la República de Argentina a SD (incumplimiento selectivo). Standard & Poor’s agregó que “en caso de que Argentina llegara a sanear el incumplimiento del pago de los bonos reestructurados, entonces podríamos revisar nuestra calificación en función del riesgo residual de litigios a los que se enfrente el país, de su acceso a los mercados de deuda internacionales y de su perfil de riesgo general”.  

Comentarios