Jornada de ataques israelíes en Gaza deja 43 muertos

miércoles, 30 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las acciones militares de la operación israelí Margen Protector, que llevan dos semanas, alcanzaron por segunda vez una escuela de las Naciones Unidas para niñas refugiadas palestinas, con saldo de al menos 20 personas muertas y 90 heridos. Según fuentes sanitarias, entre las víctimas del ataque perpetrado durante la madrugada hay seis niños y dos trabajadores de la Agencia de Naciones Unidad para Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés). El hecho fue calificado por la secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, como una “grave violación de la ley internacional”. La escuela fue atacada tras dos horas de bombardeos israelíes a la zona donde se ubica el campamento de refugiados a las afueras de Jabaliya, una ciudad ubicada cuatro kilómetros al norte de Gaza. La jornada de ataques contra la ciudad dejó en total 43 muertos, incluidos los del centro docente, precisaron las fuentes sanitarias palestinas citadas por Jerusalem Post y Al Yazira. El portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, el teniente coronel Peter Lerner, informó de que están “investigando” la matanza en la escuela de Jabaliya. De acuerdo con el funcionario, el ejército israelí atacó 80 objetivos en su operación de la madrugada, incluidas cinco mezquitas “usadas con fines militares”. Fueron destruidos tres túneles y se descubrieron otros que almacenaban fusiles AK-47 y granadas. Desde Gaza, fueron lanzados 80 cohetes contra territorio israelí, según el vocero. El ejército israelí, lanzó la operación Margen Protector, con el argumento de que Hamas usa escuelas y hospitales como depósitos de armas de las milicias palestinas y también túneles para infiltrarse y atacar Israel. Sin embargo, desde el inicio de la operación al menos mil 253 palestinos han muerto y el número de heridos supera los siete mil. La parte israelí reporta 53 soldados y dos civiles fallecidos, así como un ciudadano tailandés. Tras los ataques, Israel anunció un alto al fuego “humanitario” de cuatro horas a partir de las tres de la tarde, hora local, pero el cese de hostilidades no se aplicó en las zonas de operación de las tropas israelíes. Hamás consideró que el “gesto” carecía de significado debido a que es muy reducido el territorio que no se ha visto afectado por los combates armados. “La calma que Israel anuncia tiene un significado mediático y carece de valor porque excluye las áreas a lo largo de la frontera y no seremos capaces de sacar a los heridos”, declaró Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás. El ataque a la escuela de la ONU, fue condenada de forma enérgica por el organismo internacional: “La pasada noche, unos niños murieron mientras dormían junto a sus padres en el suelo de aulas declaradas refugios de la ONU en Gaza. Matar a niños mientas duermen es una afrenta contra todos nosotros y un motivo de vergüenza universal”, señaló el organismo en un comunicado. Citada en el comunicado, la secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, expresó: “Estoy alarmada por la intensidad y la violencia en Gaza tras un breve alto al fuego humanitario. Hoy otra escuela de la ONU que servía como refugio ha sido atacada en una grave violación a la ley internacional. Más niños y civiles asesinados y heridos”. Y condenó “en los términos más firmes esta grave violación de las leyes internacionales por parte de las fuerzas israelíes”. Además, Amos recordó que el martes pasado la sede central de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en Gaza fue atacada cinco veces durante un periodo de sesenta minutos, y recordó que la única central eléctrica de la franja fue destruida. La alta funcionaria recordó que los civiles de Gaza necesitan agua, comida, asistencia sanitaria y refugio y las organizaciones humanitarias están haciendo lo que pueden para ayudarles. “Dado que la situación humanitaria se degrada, las necesidades crecerán. Las horrendas fotos que se ven cada día nos tienen que recordar a todos la terrorífica experiencia que están sufriendo los niños y las familias de Gaza”, pidió Amos. Ante esta situación, la alta funcionaria pidió a los países “con influencia sobre la partes” seguir trabajando para lograr un alto el fuego duradero. La de este miércoles es la segunda escuela de la ONU en la que Israel provoca una matanza desde el inicio de la ofensiva sobre Gaza, el pasado 8 de julio. Israel admitió haber bombardeado el colegio de Beit Hanún, el pasado jueves y contra toda evidencia, el ejército asegura que “estaba vacío”. Más de 215 mil de los alrededor de 1.8 millones de habitantes de la Franja han buscado refugio en escuelas de la ONU, y las cifras no cesan de crecer dado que la ofensiva militar israelí se intensifica.

Comentarios