Índice de buen país: México y las cuentas pendientes

viernes, 4 de julio de 2014
LONDRES (apro).- México tiene aún “muchas cuentas pendientes” en materia de su contribución a la humanidad y al planeta y debe hacer más en la región y el mundo si busca convertirse en un “buen país”, de acuerdo con un influyente sondeo global publicado en Londres. El Índice del Buen País (GCI, por sus siglas en inglés), creado por el consejero político británico Simon Anholt y el analista Robert Govers, combina 35 indicadores de Naciones Unidas, el Banco Mundial y de otras institucionales internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la UNESCO, el Global Footprint Network y la Convención de Basilea. El informe concluye que México ocupa el puesto 66 de un total de 125 países del mundo, siendo Irlanda la “mejor nación” por su contribución a la humanidad y el planeta, y Vietnam y Libia los últimos de la lista. La nación mexicana fue una de las peores de América Latina y el Caribe, y quedó sólo delante de Perú (86), Bolivia (88) y Venezuela (117). El listado evaluó el tamaño de la economía de cada país, y luego analizó su contribución global a la ciencia, la tecnología, la cultura, la paz internacional, la seguridad, el orden mundial, el clima, la prosperidad e igualdad, y la salud y bienestar. De los siete factores principales evaluados, la mejor puntuación para México fue en salud y bienestar, donde el país quedó en el puesto 30 a nivel mundial, detrás de Paraguay, Kenia y Colombia en esa área. En prosperidad e igualdad obtuvo el puesto 47; en orden mundial, 69; en ciencia y tecnología, 70; en cultura 73; en planeta y clima, 84; y en seguridad y paz internacional quedó con su peor nota: en el puesto 91, detrás de Rusia. En la puntuación general para la región latinoamericana el listado incluyó a Costa Rica (22), Chile (24), Guatemala (29), Colombia (31), Ecuador (39), Uruguay (41), Paraguay (54), y Argentina (57). De acuerdo con el estudio dado a conocer el 23 de junio en Londres, la República de Irlanda fue elegida como "el mejor país del mundo" por su contribución y legado a la humanidad y a la salud del planeta, como también por sus políticas a favor de la paz y el bienestar de los pueblos. Detrás de Irlanda quedaron Finlandia, Suiza, Holanda, Nueva Zelanda, Suecia, Reino Unido, Noruega, Dinamarca y Bélgica. La lista continuó con Francia, Canadá, Alemania, Austria, Australia, Luxemburgo, Islandia, Chipre, España, Italia, Estados Unidos, Costa Rica y Malta. Al final del listado, que fue elaborado por primera vez este año y que fue debatido en el Festival de Glastonbury (suroeste de Inglaterra), quedaron Zimbabue, Angola, Azerbaiyán, Irak, Vietnam y Libia, todos ellos con una casi nula contribución a la humanidad o el planeta, en muchos casos azotados por conflictos bélicos y corrupción. Durante la presentación del informe Anholt dijo que espera que el índice transforme la forma en que los países hacen negocios, al incentivar a los empresarios, autoridades y legisladores a pensar más sobre el impacto global de sus acciones, en lugar de sólo en sus intereses propios. "La idea del Índice del Buen País es bastante simple: medir lo que cada país contribuye al bien común de la humanidad, y lo que le quita", declaró el analista inglés. Según Anholt, el índice "no mide lo que los países hacen dentro de sus fronteras; no porque esto no importe, sino porque ya hay muchos otros estudios que se encargan de ello". "Lo que este listado busca es iniciar un debate global acerca de cómo los países pueden responder a sus obligaciones con sus ciudadanos, pero con una responsabilidad hacia el mundo en general, ya que esto es esencial para el futuro de la humanidad y a la salud del planeta", continuó. "Al utilizar un gran número de indicadores de la ONU y otros organismos internacionales, le hemos dado a cada país una hoja de balance que muestra en detalle si es un acreedor neto de la humanidad, un peso para el planeta o algo intermedio", agregó el experto. Anholt pidió además a las naciones "dejar de comportarse como islas", al indicar que el mundo, como nunca antes había ocurrido, "está cada vez más interconectado". "Sin embargo, muchos países siguen tratando a otras naciones como si fueran pequeñas islas privadas. Es hora de que los países comiencen a pensar más seriamente acerca de las consecuencias internacionales de sus acciones", destacó. Aunque Irlanda encabezó el listado, la región de países nórdicos hizo la mayor contribución al planeta y la humanidad que cualquier otra parte del mundo. Estados Unidos, una de las naciones más ricas del planeta y también una de las que más contribuye a la contaminación del medioambiente, cayó al puesto 21, principalmente por una mala puntuación en el área de paz internacional y seguridad. Fuera de Europa Occidental y del mundo angloparlante, el país con mejor puntuación fue Costa Rica, en el puesto 22, en tanto que la nación africana que más contribuyó a la humanidad y el planeta fue Kenia, en el puesto 26. Los autores del índice indicaron que Kenia "es un ejemplo inspirador" para el resto del mundo, principalmente al demostrar que hacer una contribución a la humanidad y el planeta "no es exclusivo de las naciones ricas del llamado Primer Mundo". De todos modos, nueve de los mejores diez países se encuentran en Europa Occidental, que fue considerado el continente "más benigno" para la humanidad y el planeta. “Hoy, más que nunca, necesitamos desesperadamente un mundo conformado por ‘buenos países’. Sólo lo lograremos si le demandamos este propósito a nuestros líderes, a nuestras compañías, a nuestras sociedades, y por supuesto, a nosotros mismos”, concluyó Anholt.

Comentarios