Acuerdan cese al fuego de 72 horas en Gaza

lunes, 4 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- A partir de las ocho de la mañana de este martes, el ejército israelí y las fuerzas combatientes palestinas observarán un cese-al-fuego de 72 horas en la Franja de Gaza, gracias a un acuerdo logrado a través de la mediación del gobierno de Egipto. La delegación del gobierno de unión palestina, que reunía a representantes del Hamas y del Fatah, aceptó la propuesta egipcia durante la tarde de este lunes, mientras que el gobierno israelí dio a conocer su aprobación durante la noche desde Tel Aviv, ya que se negó a mandar un interlocutor a El Cairo. “Al permanecer el cese-al-fuego, la presencia continua del ejército israelí en la Franja de Gaza ya no será necesaria”, declaró un oficial al periódico israelí Haaretz, quién insinuó que el gobierno podría retirar sus soldados del territorio palestino, devastado tras un mes de bombardeo aéreo intenso y una invasión terrestre. Hoy, la Agencia de las Naciones Unidas de Socorro y Trabajo hacia los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), decretó el estado de emergencia en Gaza –ayer alertó sobre un “desastre de salud de enormes proporciones”-- y urgió a la comunidad internacional a enviar 187 millones de dólares para atender las necesidades básicas de los habitantes de Gaza, quienes carecen de agua, comida, luz, gasolina y de servicios hospitalarios. Según la UNRWA, más de 270 mil palestinos se amontonan en las 90 escuelas que la agencia de las Naciones Unidas utiliza como abrigo humanitario –duermen hasta un centenar de personas en un aula de clases, precisó la agencia--, supuestamente a salvo de las bombas israelíes. Pero ayer, las fuerzas aéreas israelíes dejaron caer una bomba afuera de una de estas escuelas en Rafah, matando a más de diez personas e hiriendo a 27 más. El ejército se justificó al aseverar que apuntaba a tres combatientes palestinos en moto y Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, abundó: “Israel lamenta los ataques que golpean a los civiles de manera no intencional”. El secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, denunció hoy un “acto atroz”, un “crimen de guerra” y una “violación total de las leyes humanitarias internacionales”, pues aseveró que las fuerzas israelíes habían sido informadas “de manera repetida” de la ubicación de las escuelas de la ONU. El bombardeo conmovió a la opinión pública y, por primera vez desde el inicio del operativo militar en Gaza, gobiernos occidentales criticaron la actitud belicosa de Israel. El gobierno de Estados Unidos denunció el bombardeo, a través del portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, quién declaró ayer que “la sospecha de que militantes (del Hamas) operen cerca (de la escuela) no justifica bombardeos que ponen bajo riesgo la vida de tantos civiles inocentes”. En el transcurso del día, tanto el gobierno de Gran Bretaña como él de España decidieron abandonar temporalmente sus exportaciones de armas hacia Israel, reveló el diario israelí Haaretz. El canciller francés, Laurent Fabius, declaró por su parte que el derecho a la seguridad de Israel “no justifica el asesinato de niños, ni la masacre de inocentes” y propuso “imponer” el cese-al-fuego. La UNRWA informó hoy que los bombardeos dañaron 95 de sus instalaciones desde el pasado 8 de julio, incluso diez fueron directos y tres de ellos fueron sobre escuelas. Desde el inicio del operativo militar Margen Protector, el pasado 8 de julio, el ejército israelí asesinó a más de mil 822 palestinos, informó hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), de los cuales 392 eran niños y de ellos, 70% menores de 12 años. Asimismo, la institución internacional reportó que mil 242 palestinos muertos eran víctimas civiles. Del lado israelí, 64 soldados y tres soldados fueron asesinados. Según la AFP, desde el pasado 8 de julio, el ejército israelí bombardeó 4 mil 686 veces el territorio de Gaza, mientras que los combatientes palestinos dispararon 2 mil 560 cohetes hacia Israel. Muchos de ellos cayeron en terrenos vacíos mientras que el “Domo de Hierro”, el sistema antimisil israelí, interceptó a 556. La organización Human Rights Watch documentó hoy “crímenes de guerra” que cometieron soldados israelíes entre el 23 y el 25 de julio, al disparar y matar “deliberadamente” civiles que huían la ciudad fronteriza de Khuza’a ante la llegada del ejército. La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), indicó que 72 mil niños palestinos requieren un apoyo psicológico inmediato ante el trauma que provocó el incesante bombardeo aéreo, seguido por la invasión terrestre del ejército israelí sobre Gaza.

Comentarios