España: el entramado de la corrupción

viernes, 8 de agosto de 2014
MADRID (apro).- Pese al periodo estival, la justicia española mantiene un agitado ritmo desahogando investigaciones y procesos penales por casos de corrupción política, que atraviesan casi todos los ámbitos, partidos políticos, empresas y que hacen crecer la indignación ciudadana. El viernes 8, un juzgado en Barcelona reclamó al expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol Soley, que entregue el testamento de su padre, Florenci Pujol, después de que el expolítico confesara que desde 1980 tiene una herencia millonaria en bancos del extranjero sin regularizar ante Hacienda. Aunque parecer ser el menor de sus males, debido a que varios de sus hijos son objeto de pesquisas judiciales por el cobro de comisiones a cambio de contratos públicos de la Generalitat en los años que su padre gobernó, y por blanqueo de capitales al pasar su fortuna por paraísos fiscales. A Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresidente catalán, se le investiga por sus inversiones en distintos países, incluido México, y el cobro de comisiones por un desarrollo turístico en Baja California Sur. El lunes 28 de julio, Jaume Matas, exministro de Medio Ambiente en el gobierno de José María Aznar y dos veces presidente balear, ingresó en prisión para cumplir una condena firme de nueve meses por un delito de tráfico de influencias por contratos ilegales a Antonio Alemany, periodista que le redactaba los discursos, quien fue condenado también a dos años y tres meses de reclusión. La sentencia contra Matas corresponde a una de las más de 20 piezas del caso Palma Arena sobre hechos relativos a su último mandato balear (2003-2007) por sobrecostos en la obra multimillonaria del Palma Arena, ligados a su supuesto enriquecimiento. Matas –enaltecido como político por el mismo presidente Mariano Rajoy— está involucrado en la causa del caso Nóos, que implica a los duques de Palma, Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina. En Andalucía la justicia ordenó la detención del exconsejero andaluz de Hacienda, Ángel Ojeda, involucrado en el presunto fraude en cursos de formación en esa comunidad autónoma y el cual es una verdadera maraña que salpica a funcionarios y empresas. El funcionario fue capturado semanas después que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) diera a conocer un informe en el que señala que las empresas de Ojeda recibieron, sin cumplir con los requisitos, al menos 14.6 millones de euros para cursos de formación. La llamada Operación Óscar inició luego de una denuncia de un particular sobre un supuesto fraude en cursos para desempleados en Cádiz. A la par del arresto de Ojeda, también han sido detenidas otras siete personas, entre ellos el hijo del exconsejero Marcos Ojeda. Los otros detenidos están relacionados con el entramado empresarial tras recibir cantidades de dinero para los cursos de formación. El movimiento 15-M, a través de su plataforma de información llamada 15Mpedia, tiene registrados al menos 21 casos de corrupción que implican a miembros del Partido Popular (PP); 27 en el que están involucrados altos cargos públicos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y siete de Convergencia i Unió (CiU), sólo por mencionar a tres importantes fuerzas políticas. En este sentido, todo indica que en los próximos días y semanas, los tribunales españoles seguirán resolviendo sobre los casos estrella, como los conocidos Gürtel y Bárcenas, quizá de los más importantes, que involucran a diversos cargos públicos del PP. Igualmente, el caso de los ERE fraudulentos de Sevilla, la trama del Palau de la Música de Barcelona, que también implica al gobierno de CiU en Cataluña, el partido que fundó Pujol. En Palma, el caso Nóos y el Palma Arena tienen una serie de aspectos pendientes de ser resueltos, incluido uno de los más notables, que es la situación jurídica de Iñaki Urdangarín y de la infanta Cristina de Borbón. En este sentido, resalta el anuncio de la Casa Real que, a partir de la llegada del rey Felipe VI, prohíbe a los miembros de la familia real trabajar para empresas privadas. Además, dispuso que haya una auditoría externa a las finanzas de la casa real y a fines de año impondrá un código de ética. El caso Urdangarín y los múltiples excesos del anterior monarca, Juan Carlos I, metieron a la monarquía en una espiral de declive. Este caso representa el primero en el que miembros de la monarquía española se ven involucrados en presuntos delitos de malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales. Esta trama de presunta corrupción política comenzó en 2010 como una pieza derivada del caso Palma Arenas, que se abrió contra Jaume Matas, por el presunto enriquecimiento ilícito del presidente balear. La Fiscalía Anticorrupción descubrió que las presuntas actividades delictivas fueron realizadas por medio de la Fundación Nóos, de Urdangarín y su socio Diego Torres, que es una entidad sin ánimo de lucro. A través de esta sociedad recibía importantes sumas de dinero de los gobiernos y empresas para organizar eventos y elaborar estudios. En este entramado destaca Aizoon, una sociedad en la que la infanta cristina posee 50% de acciones y mediante la cual se blanqueaban los recursos obtenidos. Pujol y México La UDEF estimó que la fortuna de la familia Pujol podría elevarse a mil 800 millones de euros, cifra de dinero que podría haberse distribuido en varios paraísos fiscales desde Suiza, Luxemburgo, Andorra y la isla Jersey, en Europa, a las Antillas Holandesas, en el Caribe, según publicó el diario El Mundo, el 3 de agosto. En junio del año pasado, el semanario Proceso dio a conocer la llamada “conexión mexicana” de las operaciones que Pujol Ferrusola hizo en México para manejar su fortuna. De acuerdo con los documentos de la Audiencia Nacional y de la UDEF a los que el semanario tuvo acceso, las inversiones en el sector turístico, en Acapulco y Baja California, y en casinos, eran producto de las “mordidas” que fueron blanqueadas. También existen indicios de inversiones inmobiliarias en la zona de Polanco y eventuales negocios en la gestión de basura, en telecomunicaciones y en proyectos hidroeléctricos. En México, Pujol Ferrusola construyó un resort con hotel y villas de lujo sobre una superficie de 130 mil metros cuadrados, en Punta Diamante, Acapulco, cuyos socios son Sergio Kam y Rafael Aragonés, y cuya inversión superó los 125 millones de dólares, según el informe consultado. En la revista Quién aparecieron fotos de la inauguración en Las Brisas del hotel El Encanto, donde aparece Pujol Ferrusola con sus padres, Jordi Pujol Soley y Marta Ferrusola La información arroja también que invirtió en el mundo de los casinos: “Pujol es socio al 20% de Carlos Riva Palacio Magaña”, a quien atribuye ser el “principal accionista del Casino Royale”, sociedad en la que también interviene la familia Madero, con la sociedad llamada Cymsa Corporation SA de CV. La Audiencia Nacional sospecha que Jordi Pujol Ferrusola cobró una comisión encubierta de la empresa Isolux Corsán –que recibe contratos de la CFE—, al vender su parte de un megaproyecto turístico en Baja California, por lo cual obtuvo un beneficio de 13 millones de dólares en dos años, publicó El Mundo, el 30 de julio pasado. De acuerdo con dicha información, el juez Pablo Ruz exigió a la empresa española toda la documentación de la compra del proyecto Azul de Cortés, uno de los más importantes desarrollos turísticos de Baja California Sur. Todo esto lleva a concluir, según funcionarios del Poder Judicial español, que este periodo vacacional será uno de los más calientes en los casos de corrupción en España.

Comentarios