Alemania rompe regla y envía armas a Irak con valor de 70 MDE

lunes, 1 de septiembre de 2014
BERLÍN (apro).- A pesar de ir en contra de su propia política, el gobierno de Alemania anunció la noche del pasado domingo el envío de armas y vehículos militares al norte de Irak, en donde las fuerzas kurdas, junto con la armada iraquí, repelen el avance de los combatientes del radical Estado Islámico (EI). El envío de misiles, rifles, pistolas, fusiles, granadas, lanzagranadas, vehículos todoterreno y de patrullaje blindados, que en total superan las 10 mil unidades y un valor general de 70 millones de euros, es una medida insólita que asume Alemania, pues con ella interviene por primera vez en forma directa en un conflicto armado al suministrar el material bélico, después de la Segunda Guerra Mundial. Además la medida rompe también con la tradición pacifista del gigante europeo de no exportar armas de ningún tipo a regiones en guerra y en donde se violentan los derechos humanos de la población. Sin embargo, la desesperada situación de emergencia que vive la población, que conforma la minoría religiosa de Irak, y que ha sido desplazada por el conflicto ante el temor real de ser perseguida y masacrada por los islamistas radicales, hicieron que el gobierno encabezado por Angela Merkel rompiera la regla. En un discurso por demás simbólico realizado este lunes ante el Parlamento alemán –hoy se cumplen 75 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, promovida por la Alemania nazi de Hitler–, la canciller Merkel expuso los motivos de la polémica decisión de su gobierno. “No hay conflicto en el mundo que se solucione solamente por la vía militar, pero hay situaciones en las que sólo los medios militares ayudan para conseguir una solución política (…) Ahora tenemos la oportunidad de salvar vidas humanas y de evitar asesinatos masivos. Y esa oportunidad tenemos que utilizarla”, dijo. Merkel, cuya decisión fue tomada en conjunto con sus compañeros de coalición, los socialdemócratas, refirió la crueldad con la que actúan las tropas del EI y aseguró que ésta amenaza con convertirse en una catástrofe humanitaria. “Eliminan de su camino con crueldad todo lo que no encaja con su cosmovisión. Están abusando de la religión de una forma horrorosa para legitimar el asesinato, el terror y el imperio de la violencia”, señaló. Datos oficiales de la Organización de Naciones Unidas (ONU) refieren que tan sólo en el mes de agosto que recién terminó, alrededor de 600 mil personas han tenido que huir ante la amenaza de los islamistas que han ejecutado a miles. Tal situación, que corre el riego de extenderse al Líbano, Jordania y Turquía, “también representa un peligro para los intereses en materia de seguridad de Alemania”, por lo cual el gobierno alemán no puede quedarse esperando a que otros hagan algo para cambiarlo, refirió Merkel. El tema ha levantado un debate entre la clase política alemana. La oposición, formada por el Partido Verde y La Izquierda, criticaron la medida asumida por el gobierno ante el temor y riesgo que existe de que las armas alemanas terminen en manos que puedan hacer mal uso de ellas o que las fuerzas kurdas –la Peschmerga– las utilicen para avivar los deseos de un Estado Kurdo independiente. Al respecto, Merkel aseguró que las armas serán puestas a disposición a escala limitada y siempre con la coordinación y autorización del gobierno central de Irak.

Comentarios