Obama reitera que no enviará tropas a Irak

miércoles, 17 de septiembre de 2014
Washington, (apro).- El presidente Barack Obama reiteró este miércoles que no enviará a la infantería militar a Irak y refrendó su convicción de acabar con grupos extremistas, como el Estado Islámico (EI). “Como su comandante en jefe, no los comprometeré a ustedes ni al resto de nuestras fuerzas armadas a combatir en otra guerra terrestre en Irak”, dijo el mandatario al hablar ante las tropas del Fuerte MacDill, en Tampa, Florida. El pronunciamiento de Obama fue una respuesta a la declaración que hizo ayer en el Congreso el general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, quien dejó entrever que estaba abierta la puerta al despliegue de tropas terrestres del Pentágono para combatir directamente al EI en la región del Oriente Medio. “Después de una década de desplazamientos masivos de tropas terrestres, es más efectivo el uso de nuestras capacidades especiales en respaldo de nuestros aliados que combaten en tierra, para que ellos pueden garantizar la seguridad y futuro de sus países”, aclaró Obama. Con esas precisiones, estableció que su gobierno continuará con los ataques aéreos en zonas de Irak, donde se presume se encuentran refugios, guaridas y centros de operación del EI y de otros grupos extremistas islámicos. Ante sus tropas, Obama también manifestó su inalterable determinación de mantener los ataques militares aéreos contra los grupos terroristas y de enviar a personal especializado del Pentágono a entrenar y armar a las tropas de Irak, Siria y otras naciones de esa región, para que sean ellos quienes lancen los ataques frontales y en tierra contra los grupos extremistas. “Usaremos nuestro poder militar aéreo, entrenaremos y equiparemos a nuestros aliados, los aconsejaremos y los apoyaremos; lideraremos una amplia coalición de países que tienen intereses en esta lucha”, acotó el presidente de Estados Unidos. Ante el Comité de Servicios Armados del Senado, el general Dempsey aseguró que si los ataques aéreos contra el Estado Islámico y otros grupos extremistas no resultaban, la respuesta sería práctica. Dijo que él mismo buscaría al presidente Obama para recomendarle el despliegue de las tropas terrestres de Estados Unidos para actuar de manera más efectiva y expedita en esa lucha. Además, el general estipuló que con la fuerza de infantería estadunidense, la coalición de países formada por Estados Unidos para este objetivo tendría mayor facilidad de movimiento y estrategia para hacer más efectivos los ataques aéreos lanzados contra agrupaciones terroristas. Lo declarado por Dempsey en el Capitolio se leyó en Washington como una clara contradicción a las estrategias del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. La diferencia de ideas entre Obama y Dempsey fue inmediatamente utilizada por los republicanos del Congreso para criticar al presidente y acusarlo de no tener la capacidad para ser el comandante en jefe, ya que ante una amenaza como la del EI, demostraba ser débil e inseguro. A las tropas del Fuerte MacDill, Obama les recordó que a raíz de los ataques terroristas del 9 de septiembre de 2001, Estados Unidos lanzó combates frontales contra grupos terroristas como al-Qaeda, e invadió a Irak y Afganistan, lo cual costó a los estadunidenses la pérdida de seres queridos y amigos. “Ustedes y nuestros profesionales de la lucha antiterrorista han prevenido otros ataques, pero quiero aclarar algo: las tropas que han sido desplazadas a Irak no tendrán una misión de combate, respaldarán a las fuerzas iraquíes en su lucha terrestre contra estos terroristas”, remató el presidente Obama. En la lucha contra el Estado Islámico y otros grupos extremistas del Oriente Medio, los diplomáticos de Washington conformaron una coalición de más de 40 países de Europa y el Medio Oriente, de los cuales alrededor de 30 ya participan en esta misión.

Comentarios