Alertan por aumento de gases de efecto invernadero

martes, 9 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La saturación de la atmósfera por gases de efecto invernadero –como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, que provocan el cambio climático– se aceleró de manera súbita en las últimas dos décadas, advirtió la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en un informe publicado este martes. Entre 2012 y 2013, los niveles de dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera desde 1984 aumentaron más que durante cualquier otro año, precisa el reporte. Esos niveles, añade, representan el 142% de los que conocía la Tierra durante la era preindustrial, hace tres siglos. Según la OMM, dos factores explican ese fenómeno. En primer lugar, apunta, las emisiones de dióxido de carbono siguen aumentando cada año debido a las actividades humanas, entre ellas la combustión de materiales fósiles como el petróleo o el gas. De manera paralela, la biosfera y los océanos absorben una cantidad cada vez menor de CO2. En consecuencia, los océanos, que retienen un cuarto de las emisiones de CO2 en el planeta, se han acidificado a niveles “sin precedentes” en los últimos 300 millones de años, y este fenómeno se seguirá acelerando al menos hasta la mitad del siglo, subraya el informe. Y precisa que gracias a los océanos, cuatro kilogramos de CO2 por persona y por día desaparecen de la atmósfera. Los efectos de la acidificación de los océanos sobre los organismos marinos aún no se documentan con mucha precisión, pero la OMM se muestra preocupada por organismos como los corales o las algas, ya que su calcificación depende de la acidez de su entorno. “El CO2 permanece en la atmósfera durante cientos de años y en el océano aún mucho más”, advirtió el director de la OMM, Michel Jarraud, quién urgió a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero. El científico añadió que “las emisiones de CO2 del pasado, presente y futuro tendrán un efecto acumulativo, tanto en el calentamiento de la Tierra como en la acidificación de los océanos”. Asimismo, afirmó que las leyes de la física “no son negociables” y que “no se puede alegar ignorancia como excusa para no actuar”.  

Comentarios