Obama vetará ley de republicanos que frena iniciativa migratoria

miércoles, 14 de enero de 2015
WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca anunció que el presidente Barack Obama pretende vetar el proyecto de ley republicano aprobado este miércoles en la Cámara de Representantes, cuyo objetivo es bloquear la puesta en marcha de las órdenes ejecutivas en materia migratoria. “El presidente Obama vetaría la ley”, declaró Cecilia Muñoz, directora de Asuntos Domésticos de la Casa Blanca. Al concretar sus amenazas contra el presidente Obama, los republicanos, ahora dueños absolutos de la mayoría representativa en el Congreso, llevaron a cabo su primer intento por evitar que se pongan en marcha las órdenes ejecutivas en materia migratoria que instruyó el mandatario estadunidense hace unas semanas. En la Cámara de Representantes se aprobaron dos enmiendas encartadas en el proyecto de ley para el presupuesto federal del Departamento de Seguridad Interior, bajo las cuales las órdenes ejecutivas resultarían seriamente acotadas. Una de las enmiendas, aprobada por 237 votos a favor y 190 en contra, rechaza financiar las operaciones del Departamento de Seguridad Interior en términos de la vigilancia fronteriza. Con esa enmienda, técnicamente el Departamento de Seguridad Interior se quedaría sin fondos, a partir del 27 de febrero, para financiar sus operaciones fronterizas. “Los republicanos no están haciendo alguna contrapropuesta migratoria, y por ello la Casa Blanca (pese a todo) continuará implementando las órdenes ejecutivas, pues eventualmente éstas ayudarán a resolver las imperfecciones del sistema migratorio”, destacó Muñoz durante una teleconferencia. La segunda enmienda, que recibió 218 votos a favor y 209 en contra, elimina los fondos para instaurar la famosa Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés), con la que se suspende la decisión de Obama de frenar la deportación de jóvenes indocumentados, en particular de quienes llegaron a Estados Unidos cuando eran menores de edad. Con la enmienda aprobada por los republicanos, la orden ejecutiva de Obama que permitiría a unos 5 millones de inmigrantes indocumentados quedarse en Estados Unidos por un plazo de tres años quedaría totalmente anulada. “La enmienda es un mensaje confuso”, advirtió Muñoz en referencia a lo aprobado en la Cámara de Representantes sobre la DACA. “Tampoco es una prioridad en la aplicación de la ley, porque no distingue entre los inmigrantes indocumentados que siendo niños fueron traídos al país, y quienes han cometido crímenes o tienen antecedentes penales y serían deportados. Bajo esta enmienda, todos serían deportados”, alertó la directora de Asuntos Domésticos de la Casa Blanca. Bajo las órdenes ejecutivas emitidas por Obama, los inmigrantes indocumentados que ingresaron a Estados Unidos antes de 2010, que no tengan antecedentes penales, hablen inglés y tengan la disposición de pagar un multa e impuestos atrasados, recibirán un permiso de residencia y laboral por tres años. Obama ha retado al Congreso dominado por los republicanos a que apruebe un proyecto de ley de reforma migratoria integral que supere en beneficios a sus órdenes ejecutivas y, cuando ello ocurra, anularía lo que hizo por los indocumentados bajo el cobijo que le otorga legalmente la Constitución. Con las enmiendas aprobadas se estaría negando unos 37 mil millones de dólares para financiar el funcionamiento del Departamento de Seguridad Interior. Gil Kerlikowske, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), advirtió durante la teleconferencia de prensa que, con las medidas aprobadas por los republicanos, la frontera de Estados Unidos con México se quedaría sin resguardo, ya que unos 60 mil agentes y empleados de la CBP no recibirían su salario. Y lo mismo ocurriría con unos 18 mil agentes de la Patrulla Fronteriza. Sin embargo, para convertirse en ley, lo aprobado en la Cámara de Representantes requiere de la reciprocidad del Senado, aunque allí se requerirá el respaldo de los 60 votos a favor de la ley para evitar el veto de Obama, algo imposible tomando en cuenta que son 54 los senadores republicanos, 44 demócratas y dos independientes que siempre se alinean con estos últimos.

Comentarios