Lanzan campaña para exigir a líderes mundiales erradicar la pobreza y desigualdad

jueves, 15 de enero de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Ganadores de los Premios Nobel y más de una veintena de personalidades del mundo de la cultura y los negocios se sumaron hoy a la campaña internacional –una de las más grandes que se han lanzado en la historia—,para exigir a los principales líderes del planeta, entre los que se incluye al presidente Enrique Peña Nieto, que tomen decisiones clave en las cumbres sobre pobreza, desigualdad y cambio climático que se llevarán a cabo este año en las ciudades de Nueva York y París. En una carta abierta, Malala Yousafzai, Leymah Gbowee, Jody Williams y Desmond Tutu –premios Nobel de la Paz en 2014, 2011, 1997 y 1984, respectivamente--, así como el multimillonario Bill Gates y el magnate de las telecomunicaciones sudanés Mo Ibrahim, advirtieron que “pocos líderes están desempeñando el papel de liderazgo que necesitamos”. Y añadieron que el mundo ya cuenta con “un conjunto de objetivos que son sumamente ambiciosos”, pero que “serán inútiles si no se acompañan de audaces acuerdos de implementación y financiación que provengan desde los niveles más altos”. Más de mil organizaciones no gubernamentales de 120 países lanzaron hoy la campaña action/2015, la cual consiste en la realización de eventos en distintos países del mundo por parte de adolescentes de 15 años para obligar a sus gobiernos a adoptar “medidas urgentes” –sin detallar cuáles son-- que podrían sacar de la extrema miseria a más de 800 millones de personas en 2030. Así, según los cálculos de la coalición action/2015 –la cual conforman tanto organizaciones globales como Amnistía Internacional o Save The Children como centenares de organismos locales--, la pobreza extrema podría reducirse en 2030 de “más de mil millones a 360 millones”, es decir, del 17% de la población que vive actualmente con menos de 1.25 dólares al día a 4% dentro de 15 años. Y la coalición advierte que al negarse en cambiar la situación actual, en 2030 serían cien millones de personas que se sumarían a los afectados por la miseria extrema. En este caso, uno de cada tres humanos viviría con un ingreso menor a dos dólares por día. Lo anterior representaría un grave retroceso en la tendencia mundial a la reducción de la pobreza extrema desde 1990, ya que según el Banco Mundial el número de personas que viven con menos de 1.25 dólares por día pasó de mil 923 millones en 1990 a aproximadamente mil 11 millones en 2011. “Es posible llegar a fines de 2015 habiendo acordado un nuevo pacto global y convenido un camino hacia un futuro mejor y más seguro para el planeta y sus habitantes, que sirva de inspiración a todos los ciudadanos del mundo”, recordaron los firmantes de la carta abierta. Entre los objetivos de la campaña destacan la erradicación de la pobreza “en todas sus formas”, el “cumplimiento de los derechos fundamentales”, una “transición acelerada hacia la energía cien por ciento renovable” y alcanzar un “mundo en el que todas las personas puedan participar y exigir cuentas a sus líderes”.

Comentarios