La CPI abre un "examen preliminar" sobre la situación en Palestina

viernes, 16 de enero de 2015
MÉXICO, DF, (apro).- La procuradora de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, abrió hoy un examen preliminar de la “situación” en Palestina, a raíz de una demanda que presentó el gobierno palestino el 1 de enero y en la que denunció crímenes “cometidos en los territorios palestinos ocupados, incluso en Jerusalén-Este, desde el 13 de junio pasado”, informó el organismo internacional. En un comunicado, la CPI insiste en que el examen preliminar es una fase durante la cual el Buró del Procurador revisa las informaciones disponibles, a partir de las cuales determinará si existen elementos suficientes para abrir una investigación. El Buró del Procurador de la CPI recuerda que “investiga y persigue crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, en total independencia e imparcialidad”. La instancia analizará con mayor precisión las exacciones cometidas –tanto por el Ejército israelí como por el Hamas-- durante la guerra de Gaza, la cual se llevó a cabo los pasados meses de julio y agosto. El balance humano del mes que duró el operativo Margen Protector --que consistió en miles de bombardeos aéreos y una incursión de los militares israelíes en la Franja de Gaza, con el objetivo declarado de destruir la amenaza del Hamas--, resultó terrible. Según la ONU, más de 2 mil 100 palestinos murieron, 70% de los cuales eran civiles –más de 500, niños-- y 13 eran profesionales de la información, según Reporteros Sin Fronteras. Del lado israelí murieron 69 soldados y tres civiles. En un informe publicado el 9 de diciembre, la organización Amnistía Internacional (AI) calificó de “crímenes de guerra” los bombardeos “ejecutados de manera deliberada y sin justificación militar” que realizó el Ejército israelí sobre inmuebles de Gaza, los cuales estaban ocupados por muchas familias. Al interponer su demanda ante la CPI, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, expuso no solamente a Israel al examen del órgano internacional, sino también a los combatientes palestinos. Los analistas ven en la jugada de Abas una forma de presionar a Israel. El 31 de diciembre anterior, el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó una resolución palestina –apoyada entre otros por la Liga Árabe-- que planteaba un acuerdo de paz, el cual a su vez preveía el retiro de los colonos israelíes de los territorios ocupados en 2017. Ante la negativa de la instancia internacional, la delegación palestina anunció que convocaría a la CPI. Ira en Israel En reacción a la decisión de Bensouda, la oficina del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu publicó un comunicado lleno de ira, en el que “repudió” de “manera categórica” una decisión “absurda”, argumentando que la Autoridad Palestina “no es un Estado” y que “coopera con Hamas, una organización terrorista que comete crímenes de guerra”. Enseguida denunció que la decisión representaba “un contrasentido respecto de los objetivos originales que fueron la base de la fundación de la CPI”, la cual “sucedió después del asesinato masivo de seis millones de judíos por los nazis”. Netanyahu agregó que “el Estado judío se defiende del mortífero terror que también ataca al mundo entero”. Citado por el periódico israelí Haaretz, el canciller israelí Avigdor Lieberman se mostró igual de irritado al anunciar que Israel tomará acciones internacionales para “desmantelar la CPI”, de la que Israel no reconoce competencia alguna. Según Lieberman, la decisión “escandalosa” representa un intento de “dañar al derecho de Israel a defenderse del terror” y responde a “motivos políticos y anti-Israel”. Estado observador En su comunicado, la CPI recuerda que el Buró del Procurador ya había iniciado un examen preliminar sobre la situación en Palestina en enero de 2009. Al rendir sus conclusiones, en abril de 2012, el buró había declarado que, al tener el estatuto de “entidad observadora” en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Autoridad Palestina no gozaba de la competencia para depositar una demanda ante la CPI. Seis meses después de esta decisión, el 29 de noviembre de 2012, la Asamblea General de la ONU reconoció a Palestina como “Estado observador no miembro” de la institución internacional. El 6 de enero, la Asamblea General autorizó la adhesión de Palestina al Estatuto de Roma, el cual le permitió acceder a la CPI, convirtiéndose en el 123 país Estado parte de su jurisdicción.

Comentarios