Temen nuevos ataques ante múltiples marchas del domingo en Francia

viernes, 9 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El próximo domingo se celebrarán en Francia múltiples manifestaciones “republicanas” en homenaje a las 17 víctimas de los actos terroristas ocurridos desde el pasado 7 de enero en la capital gala. En París, no solo el presidente Francois Hollande anunció su participación en una marcha, sino también otros dirigentes europeos, entre ellos se mencionó a la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico David Cameron y el presidente español Mariano Rajoy. Sin embargo, según el diario Le Figaro, integrantes de las brigadas antiterroristas francesas están preocupados ante el riesgo de que otros terroristas aprovechen del momento para cometer nuevos actos de barbarie. Líderes de la filial de la organización Al-Qaeda en la península arábica (AQPA) se ufanaron hoy del atentado perpetrado por los hermanos Saïd y Chérif Kouachi contra el semanario satírico Charlie Hebdo el pasado miércoles. Uno de ellos, Harith al-Nadhari, anunció a los franceses que “no estarán seguros mientras sigan combatiendo a Alá, su mensajero y los creyentes”. Hasta la fecha, ninguna organización ha reivindicado de manera contundente el atentado. Sin embargo, los agresores declararon en dos ocasiones que actuaban bajo las órdenes de AQPA, cuyos bastiones principales se encuentran en Yemen. En 2011, las autoridades yemenitas informaron a sus homólogas estadunidenses que Saïd Kouachi estuvo en Estados Unidos, donde se acercó a los movimientos fundamentalistas y estudió las enseñanzas radicales del salafismo. Por eso, el joven figuraba en la lista de las personas prohibidas para visitar ese país. Entre 2003 y 2005, su hermano Chérif se involucró en una red que entrenaba y enviaba a aspirantes yihadistas hacia Irak para combatir la invasión estadunidense, por lo cual fue detenido en enero de 2005 y condenado en 2008. Dentro de prisión conoció a Djamel Beghal, quien planificó atentados contra la embajada norteamericana en París en 2001 después de un año de formación yihadista en Afganistán. En 2010, Beghal se reunió en varias ocasiones con Chérif –ambos ya estaban libres--, pero también con Amedy Coulibaly, con quien convivió en la misma cárcel. El pasado jueves por la mañana, Coulibaly asesinó a una policía municipal en el sur de París. El viernes tomó rehenes y mató a cuatro de ellos en un supermercado de productos kosher –o de consumo judío-- en París. Rodeado por un operativo policiaco, el hombre llamó a la cadena televisiva BFM y afirmó que actuaba de manera “sincronizada” con los hermanos Kouachi. La policía intervino en el secuestro, eliminó al agresor y liberó a los rehenes. Desde el pueblo en donde la ley le obligaba de permanecer, Djamel Beghal elaboraba el plan de evasión de Smain Ait Ali Belkacem, integrante del Grupo Islámico Armado (GIA) y uno de los cerebros de la ola de atentados perpetrados en París durante 1995, según el diario Le Monde. Si bien la policía frustró el plan de evasión y condenó de nuevo a Beghal –pero no a Chérif ni a Coulibaly por falta de pruebas--, sus “aprendices”, como los señala la prensa francesa, siguieron en contacto. Los hermanos Kouachi y Coulibaly nunca volvieron a aparecer en los archivos policíacos hasta el miércoles y jueves pasados. Luego del atentado a Charlie Hebdo, Beghal aseveró desde la cárcel que “no tenía nada que ver” con ese crimen. La página de internet The Intercept retranscribió hoy una supuesta carta que le envió “una fuente interna a AQPA”. Esta fuente aseveró que “el liderazgo de #AQPA dirigió la operación (terrorista), y eligió cuidadosamente su objetivo como una venganza para el honor del profeta”. De acuerdo con el mencionado portal, la fuente precisó que la organización se tardó en divulgar esta información para preservar la seguridad de los “ejecutores”, pero estos fueron abatidos durante los operativos policíacos de este viernes. La organización Human Rights Watch (HRW) condenó hoy con firmeza el atentado “contra la libertad de expresión” y, tras lamentar los actos violentos antimusulmanes cometidos como “represalias”, urgió al gobierno francés a proteger de “cualquier reacción violenta” a los musulmanes. La organización internacional llamó a los dirigentes políticos a no utilizar este ataque “para adoptar nuevas medidas en nombre de la lucha antiterrorista que socaven los derechos humanos”.

Comentarios