Reforma migratoria unifica a presidenciables en debate demócrata

martes, 13 de octubre de 2015 · 22:54
WASHINGTON (apro).- Los cinco aspirantes a la nominación presidencial por el Partido Demócrata expresaron su unidad política respecto de la aprobación de una reforma migratoria integral, y criticaron a sus contrincantes republicanos por manifestarse en contra de esto. “No hay que olvidarnos que son los republicanos quienes le han dado un carácter diabólico a los inmigrantes”, declaró Hillary Clinton durante el primer debate entre los candidatos demócratas a reemplazar a Barack Obama en la Casa Blanca. “Debemos darle oportunidad a los inmigrantes, tenemos que entender que el país se fortalece con la inmigración”, destacó por su parte el exgobernador de Maryland, Martin O’Malley. Los cinco candidatos a la nominación presidencial demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton; el senador por Vermont, Bernie Sanders; el exgobernador de Maryland, Martin O’Malley; el exgobernador de Rhode Island, Lincoln Chafee, y el exsenador por el estado de Virginia, Jim Webb, establecieron una posición unificada sobre una eventual reforma, con un carácter más humano, a las leyes de inmigración. “Los republicanos han insultado a los inmigrantes”, insistió la esposa del expresidente Bill Clinton. En el primer debate entre los aspirantes demócratas, celebrado en Las Vegas, Nevada, y auspiciado por la cadena de televisión CNN, era obvio que por la mayoría de las preguntas estaban dirigidas a los tres aspirantes con mayor puntaje en las encuestas sobre tendencia electoral: Clinton, Sanders y O’Malley. Con un agenda claramente populista, fiel a la tradición social del Partido Demócrata, los candidatos prometieron que, de ser electos, mejorarían la situación económica de Estados Unidos, reduciendo los impuestos a la clase media, aumentando el salario mínimo, ampliando los programas de financiamiento social y mejorando el sistema educativo y el de salud. Los candidatos que en su mayoría tenían pocas diferencias en la discusión de los temas de asistencia social y la recuperación económica, sí mostraron divergencias respecto de los asuntos de política exterior. La exprimera dama, a quien en el debate se le notó la experiencia en política exterior por los cuatro años que fungió como secretaria de Estado en los primeros cuatro años de la presidencia de Barack Obama, fue el objetivo de los ataques de sus contrincantes a la nominación presidencial demócrata. Al abordar los temas de Rusia, la lucha por la paz en el Medio Oriente y la guerra contra el Estado Islámico (EI) en Siria y otros grupos terroristas, Clinton fue señalada como una funcionaria “acomodaticia”, debido a que votó por la invasión a Irak y luego se retractó, y actualmente respalda una confrontación frontal contra los grupos terroristas. “La credibilidad es lo que ha perdido Estados Unidos en esta lucha contra el terrorismo con lo que pasó en Irak, y creo que usted pasa por una crisis de credibilidad”, le dijo O’Malley a Clinton. La también exsenadora federal, al abordar el caso de Siria y Rusia, dijo que si ella es electa, “le hablaría frente a frente al presidente ruso Vladimir Putin y enfrentaría sus bravuconerías”, subrayó la aspirante presidencial. A Clinton también se le cuestionó el hecho de que cuando fue secretaria de Estado defendiera con vehemencia el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), y que ahora, apenas hace una semana, comenzara a criticar ese pacto. “Absorbo nueva información, y el TPP que acaban de concluir no cumple los estándares y mis expectativas”, se justificó la exsecretaria de Estado. Los aspirantes al banderín presidencial del Partido Demócrata, abordaron otros temas de la agenda nacional, el problema de la venta y portación de armas, el racismo, la inequidad laboral, los abusos financieros de las grandes corporaciones financieras y bursátiles y los retos que representa el calentamiento global. Con miras a las elecciones presidenciales de noviembre del próximo año, entre los candidatos demócratas las encuestas de la tendencia electoral colocan a Clinton a la cabeza de sus cuatro competidores, seguida por Sanders y O’Malley. No obstante, sigue creciendo el rumor de que el vicepresidente Joe Biden anunciaría también su aspiración presidencial, lo que según los expertos afectaría más a la exsenadora Clinton.

Comentarios