Rajoy avala nombramiento de Fidel Herrera como cónsul de México en Barcelona

viernes, 23 de octubre de 2015
MADRID (apro).- España no ve “impedimentos” para que el exgobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán se desempeñe como cónsul de México en Barcelona, pese a la polémica que lo envuelve por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. La posición oficial del gobierno de Mariano Rajoy es que “respeta” la decisión de México de nombrar cónsul al exmandatario veracruzano, publica hoy El Periódico de Cataluña. Ante el creciente malestar por este nombramiento, el diario catalán pidió una postura al gobierno español, para ver si se tuvo en cuenta el perfil del nuevo representante consular para darle la autorización. La respuesta de la Oficina de Información Diplomática (OID), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC), fue que “España y México son países unidos por una excelente relación en todos los ámbitos y, por lo anterior, respetan sus respectivas decisiones soberanas, como es el nombramiento de un funcionario consular”. Añade: “No nos consta que en este momento tenga ningún impedimento para desempeñar funciones consulares. Las informaciones ofrecidas por el diario catalán, que ha dado seguimiento a la llegada de Herrera a la ciudad condal han sido replicadas por medios en México y otros países. Pero también han tenido una nutrida respuesta en las redes sociales (Twitter y Facebook), donde las opiniones reprueban esta designación. A Fidel Herrera no solo se le ha mencionado en declaraciones juradas en tribunales estadunidenses en procesos por blanqueo de capitales vinculados al narco, sino por la fuerte implantación del Cártel del Golfo, primero, y Los Zetas (después, una vez escindidos del cartel). En su administración en Veracruz (2004-2010) crecieron los niveles de violencia, se desataron las ejecuciones y se presentaron episodios como el enfrentamiento en el Rancho Villarín, durante unas carreras de caballos en las que participaban los jefes de Los Zetas, como Heriberto Lazcano. Durante ese período de gobierno, Veracruz se convirtió en un territorio hostil para el ejercicio de la prensa, ya que murieron nueve periodistas y trabajadores de la información –15 más en el período de su delfín, Javier Duarte—, de acuerdo con la organización Nuestra Aparente Rendición.

Comentarios