El Papa Francisco concede indulgencia plenaria a Legionarios de Cristo

miércoles, 28 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El Papa Francisco concedió la indulgencia plenaria a los Legionarios de Cristo y a su brazo seglar, el Movimiento Regnum Christi, con motivo del 75 aniversario de esta controvertida congregación religiosa fundada por el sacerdote Marcial Maciel. La Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede dio a conocer hoy esta indulgencia papal, conferida a petición del actual director general de los Legionarios, el mexicano Eduardo Robles Gil. En un comunicado, destacó que la indulgencia tiene algunos condicionamientos: es otorgada si los Legionarios “renuevan por devoción sus compromisos que los vinculan al Movimiento (Regnum Christi) o a la Legión, y rezan por la fidelidad de su patria a su vocación cristiana, por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, y por la defensa de la familia”. La indulgencia también les pide “dedicarse por un tiempo conveniente a la práctica de las obras de misericordia”, así como a “enseñar o aprender la doctrina cristiana” y a participar en “misiones de evangelización”. Desde hace tiempo Robles Gil había solicitado esta indulgencia con objeto de “celebrar dignamente el 75 aniversario” de la fundación de los Legionarios, explicó también la Penitenciaría Apostólica. El aniversario de la Legión coincidirá con el llamado Jubileo de la Misericordia, que la Iglesia católica celebrará durante todo un año, del próximo 8 de diciembre hasta noviembre de 2016. Y precisamente para ponerse a tono con motivo del jubileo, el máximo pontífice de la Iglesia católica realizó este gesto misericordioso con la Legión, considerada de línea totalmente opuesta a la de los jesuitas. Además, la indulgencia se otorga cuando se creía que Bergoglio emprendería drásticas medidas contra los Legionarios de Cristo, tomando en cuenta que su antecesor, el Papa Benedicto XVI, castigó a Marcial Maciel e inició una investigación al interior de la congregación. En 2006, Benedicto XVI condenó a Maciel a llevar una vida de retiro y penitencia, luego de que se confirmaron plenamente los abusos sexuales de aquel contra menores de edad, y el encubrimiento del que gozó por parte de algunos directivos de la propia Legión. Ratzinger también ordenó realizar una meticulosa inspección a los colegios, universidades y casas de formación de esa congregación religiosa que estaba en la cuerda floja: entre la renovación interna o la desaparición. Incluso la Legión tuvo que pedir perdón por los abusos sexuales de su fundador. Y prometió que los textos de Marcial Maciel ya no serían utilizados para formar a sus nuevos sacerdotes. Ahora, de manera sorpresiva y con miras al próximo jubileo, el Papa Francisco concede la indulgencia a los Legionarios.

Comentarios