Huyen de Dominicana dos pilotos franceses acusados de narcotráfico

miércoles, 28 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos pilotos franceses acusados de narcotráfico, quienes enfrentaban penas de 20 años de cárcel en República Dominicana, llegaron a su país después de una extravagante huida. Pese a los reclamos del gobierno dominicano –que señaló directamente al Estado europeo como cómplice en la fuga de los pilotos–, su contraparte francesa anunció que no extraditará a sus connacionales. El 20 de marzo de 2013, las autoridades del país caribeño detuvieron a los pilotos Pascal Fauret y Bruno Odos, junto con otros dos empresarios franceses, a bordo de una avioneta Falcón 50 que se alistaba para despegar de la pista de Punta Cana rumbo al puerto de Saint Tropez, en la Costa de Azul francesa. De acuerdo con la policía, decomisó 700 kilos de cocaína escondida en 26 maletas. En Francia, el caso fue bautizado como “Air Cocaína”. Durante el proceso judicial, que pasaron en prisión preventiva, los pilotos reiteraron su inocencia y subrayaron que desconocían tanto el contenido de las maletas como a los viajeros que trasportaban. Aseveraron que no comparecieron ante las autoridades dominicanas, sino que sostuvieron audiencias de “10 minutos con la agencia antidrogas estadunidense (DEA, por sus siglas en inglés). El pasado 14 de agosto la justicia dominicana condenó a los dos pilotos a 20 años de cárcel por narcotráfico. La defensa apeló la decisión y los franceses continuaron su juicio en libertad condicional, con prohibición de salir del territorio nacional. Sin embargo, al parecer el fin de semana del 17 al 19 de octubre ambos salieron de manera subrepticia en una lancha, con la que alcanzaron un barco de mayor tamaño. A bordo de éste lograron llegar a la Isla de la Martinica –territorio francés de ultramar–, donde tomaron un vuelo hacia París con pasaportes a su nombre. Yeni Berenice Reynoso, la fiscal del Distrito Nacional de República Dominicana, sostuvo hoy que “existen indicios suficientes” que implican al gobierno francés en la fuga de los dos pilotos, mientras el presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, denunció una fuga “indignante” y preguntó qué pasaría “si el caso hubiese ocurrido en Francia y los procesados por tráfico de drogas fueran dominicanos”. Ayer, la Cancillería francesa insistió en un comunicado que “tomaba nota” de la llegada de los pilotos, y precisó: “Su decisión es un acto individual en el que el Estado no está implicado en absoluto”. Este miércoles el vocero del gobierno destacó que Francia “no extradita” a sus connacionales, aunque subrayó que en este caso “no habrá impunidad”, pues la justicia francesa abrió una investigación sobre la red de tráfico de drogas previo a la detención de los pilotos. Al citar fuentes de inteligencia, la prensa francesa resaltó la posible complicidad de militares y marinos franceses, así como de connacionales presentes en República Dominicana, en la evasión de los acusados. Fauret y Odos fungían como pilotos militares formados en la Escuela Aeronaval, antes de trabajar en el sector privado. De acuerdo con el diario francés Le Figaro, la “red aeronaval” se movilizó desde la detención de sus excolegas y constituyó un comité de apoyo para su liberación. No sólo eso: la supuesta participación o “facilitación” de Aymeric Chauprade –un diputado europeo perteneciente al Frente Nacional, el partido francés de ultraderecha– en la fuga de los franceses añadió otra capa de misterio al asunto. De acuerdo con la prensa francesa, el político viajó a República Dominicana, cenó con los pilotos el día anterior a la fuga y rentó un helicóptero el mero día para atraer la atención de las autoridades mientras los pilotos escapaban en la lancha. Durante una década Chauprade dio clases de geopolítica en el Colegio Interejércitos de Defensa (CID), una de las llamadas Escuelas de Guerra francesas, de la que fue expulsado en 2009 por su supuesta versión revisionista de los atentados del 11 de septiembre de 2001. También dirigió una consultoría internacional que fue contratada entre 2009 y 2012 por el expresidente de República Dominicana, Leonel Fernández. En una conferencia de prensa que organizaron ayer con los dos pilotos, los abogados de éstos acusaron a la justicia dominicana y se negaron a dar cualquier detalle sobre la huida. “Salieron del territorio de un país donde la justicia no existe (…) Vinieron a Francia a buscar una justicia, una buena justicia, una verdadera justicia”, comentó Jean Reinhart, uno de los abogados. Asimismo, informó que al llegar a Francia, aquéllos se entregaron a la procuradora de Marsella, quien investiga la vertiente francesa de la red de tráfico de drogas. Otro abogado, Éric Dupond-Moretti, aseveró que la fuga “no constituye ninguna infracción en Francia”. Desde el escape, los dos pilotos que permanecieron en República Dominicana expresaron su mayor preocupación ante las posibles represalias de la justicia en su contra.

Comentarios