Piden las FARC garantías para convertir en leyes el acuerdo de paz

martes, 6 de octubre de 2015
BOGOTÁ, Col. (apro).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzaron hoy 10 propuestas para garantizar el fin de la guerra interna y establecieron como primer punto la necesidad de traducir en leyes el futuro acuerdo final de paz que pacten con el gobierno. En un comunicado divulgado desde La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz con el gobierno de Colombia, la delegación de las FARC señaló que las propuestas buscan ir más allá del cese del conflicto armado y apuntan a la reconciliación nacional y la construcción de una paz estable y duradera. Las iniciativas de la guerrilla incluyen un Plan Nacional para el fin de la guerra interna, la creación de un fondo especial para financiar el posconflicto, la transformación del grupo rebelde en movimiento político legal y garantías de seguridad para sus miembros, desmontar el paramilitarismo, cese bilateral del fuego y dejación de armas. Las FARC y el gobierno colombiano ya lograron acuerdos sobre cuatro de los seis puntos de la agenda de negociaciones: tierras, participación política, drogas ilícitas y justicia, éste último tema considerado el más difícil. Les queda por pactar el cese bilateral del fuego y el mecanismo de refrendación del acuerdo final. El pasado 23 de septiembre, el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el comandante en jefe de las FARC, Timoleón Jiménez, alias Timochenko, se reunieron en La Habana para anunciar que en un plazo máximo de seis meses terminarán las negociaciones de paz que desarrollan sus delegados en la capital cubana. Aunque faltan los puntos menos conflictivos, las partes han advertido que el cierre del conflicto no será fácil. De hecho, en los últimos días han comenzado a hacer públicas las diferencias no sólo sobre lo que queda por negociar, sino por la manera en que los guerrilleros cumplirían la “restricción efectiva de la libertad” contemplada en el acuerdo de justicia. Y mientras el gobierno sostiene que aún deben definirse los sitios y las condiciones de reclusión especial que cumplirán los jefes de las FARC que hayan cometido crímenes de guerra, el grupo insurgente asegura que ya todo está pactado en el acuerdo de justicia y que la “restricción efectiva de la libertad” no es cárcel. Otro punto de diferencia es que el gobierno tramita en el Congreso, sin el respaldo de las FARC, la creación de una Comisión Legislativa especial que se encargaría de elaborar las leyes que requiera el futuro acuerdo final de paz. La guerrilla quiere que las leyes sean elaboradas por una Asamblea Nacional Constituyente. En el comunicado divulgado este martes, las FARC señalan que la formalización jurídica de las reformas y ajustes institucionales necesarios para hacer frente a los retos de la construcción de la paz deberá surgir de un diseño pactado con el gobierno antes de la firma del acuerdo final de paz. “Les corresponde a las partes desarrollar normativamente los acuerdos, así como establecer y garantizar las modalidades específicas de su incorporación en el ordenamiento jurídico, en el nivel constitucional, legal o reglamentario, según el caso. Esa normatividad ya adoptada deberá ser sometida al mecanismo de refrendación que se acuerde en la mesa”, indicó la guerrilla. Los delegados de las FARC y del gobierno iniciaron el pasado viernes 2 un nuevo ciclo de conversaciones en el que ultiman la redacción del acuerdo de justicia con el propósito de divulgarlo en su totalidad a la opinión pública. Hasta el momento sólo se conoce un comunicado conjunto sobre el mismo.

Comentarios