Estadunidenses se oponen a recibir refugiados de Siria: sondeo

miércoles, 18 de noviembre de 2015
WASHINGTON (apro).- Luego de los ataques terroristas del 13 de noviembre en París, y de la xenofobia que ello desató contra los musulmanes entre el sector político conservador, la mayoría de los estadunidenses rechaza el plan del presidente Barack Obama de recibir a 10 mil refugiados de Siria, según una encuesta llevada a cabo por Bloomberg. El sondeo realizado entre más de mil adultos entre el 15 y 17 de este mes refleja la ignorancia entre la población estadunidense respecto del problema de la crisis de los refugiados en Siria, aparte de que considera a la población musulmana como terrorista, estereotipo propagado por el sector más conservador del Partido Republicano. Bloomberg encontró que 53% de los estadunidenses quiere que se ponga fin al programa del presidente Obama, que establece el recibir a 10 mil refugiados de Siria. El 11% de los encuestados consideró que de entre los refugiados sirios sólo deben ser aceptados quienes son cristianos, mientras que 28% piensa que el programa debe continuar sin llevar a cabo una especie de escrutinio religioso. A partir de los ataques terroristas en París, en el Partido Republicano y especialmente entre los candidatos a la nominación presidencial se desató una ola de xenofobia en contra de los musulmanes. Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y líder de la mayoría republicana, se pronunció a favor de suspender el programa de aceptación de refugiados de Siria. Peor aún, en 31 estados de los 50 de la Unión Americana sus gobernadores ya anunciaron que no aceptarán refugiados de Siria, por el temor de que entre éstos puedan colarse terroristas en el país, como ocurrió en el caso de París. Entre los aspirantes de la nominación presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, Ben Carson, Marco Rubio, Ted Cruz y, aunque más moderado Jeb Bush, también apoyan la idea de suspender el plan para aceptar refugiados de Siria. Bush, por ejemplo, propone que se sometan a escrutinios extremadamente estrictos a los refugiados que acepte Estados Unidos, pero de manera especial a los musulmanes, con el objeto de contar con una base de datos sobre ellos y una vigilancia casi eterna sobre sus actividades en la Unión Americana. Otros como Rubio, Cruz y Carson quieren que únicamente los sirios cristianos sean recibidos en Estados Unidos. Sin darse cuenta de que con esta posición de racismo y xenofobia comulgan con el credo de odio del Estados Islámico (EI), los republicanos además siguen tocando los tambores de guerra para lanzar una escalada militar que arrase con los presuntos terroristas en Siria. Bush propuso este jueves que Obama ordene un despliegue militar con tropas terrestres conformadas por una coalición de naciones y comandadas por el Pentágono para destruir al EI “con una fuerza potente” en Siria. Cierre de mezquitas Trump por otro lado exaltó el odio en Estados Unidos contra los musulmanes al proponer que se cierren todas las mezquitas que existan en el territorio estadunidense. El extremismo republicano contra los musulmanes sirios es similar al que profesa el EI contra Occidente en su cruzada de terror. Y la Casa Blanca, que mantiene firme la decisión de aceptar a los 10 mil refugiados sirios, ha llevado a cabo una serie de consultas con los gobernadores que se niegan a aceptar su plan. Los asesores jurídicos de Obama han informado que los gobiernos de los estados carecen de la autoridad constitucional para suspender una orden del Ejecutivo federal. No obstante, algunos gobernadores que rechazan aceptar a los refugiados sirios sostienen que sus constituciones locales sí se lo permiten, y están dispuestos a retar a Obama en las cortes federales. De abrirse una disputa legal sobre el caso de los refugiados, es posible que el plan de Obama se suspenda momentáneamente, como ocurrió con la orden ejecutiva que firmó el año pasado para regularizar el estatus de residencia y laboral de unos cinco millones de inmigrantes indocumentados. Encabezados por el estado de Texas, una coalición de entidades de la Unión Americana acudió a una Corte federal para rechazar la legalidad de la orden ejecutiva de Obama, etiquetándola de “unilateral y autoritaria”. La Corte federal dio la razón a los estados y la orden de Obama se suspendió. La Casa Blanca apeló al fallo de la Corte y la semana pasada la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito en Luisiana volvió a favorecer a los estados, por lo que la decisión de Obama sigue suspendida y ahora será sujeta de disputa legal en la Corte Suprema de Justicia. Desde los ataques terroristas en París, la Casa Blanca no ha cejado en informar al Congreso federal y a los gobernadores en el sentido de que todos los refugiados que se acepten de Siria serán sometidos a escrutinios muy rigurosos, sin importar si son cristianos o musulmanes. Sin embargo, el fichaje de los refugiados que propone Obama no es suficiente para calmar la ira desatada contra los musulmanes por parte de los conservadores republicanos. La encuesta de Bloomberg encontró a su vez que los estadunidenses están totalmente divididos respecto del pedido de republicanos como Bush, en el sentido de enviar tropas terrestres a Siria para desaparecer al EI. El 45% de los encuestados expresó oposición al despliegue de tropas en Siria, mientras 44% consideró que el envío de tropas es la solución perfecta contra el terrorismo. Un 53% apoyó que Estados Unidos una sus fuerzas a las de Rusia para combatir de manera conjunta al EI y sólo 35% se opuso a esta propuesta. El sondeo de Bloomberg tiene un margen de error de más menos 3.9 puntos porcentuales.

Comentarios