Ataques rusos en Siria dejaron más de 200 muertos, revela informe de AI

miércoles, 23 de diciembre de 2015
MÉXICO, DF (apro).- Los bombardeos que llevaron a cabo las fuerzas aéreas rusas en Siria desde el arranque de su campaña militar, el pasado 30 de septiembre, mataron a más de 200 civiles en 25 ataques que documentó la organización Amnistía Internacional en un reporte publicado este día. En el informe, que se sostiene de reportes de organizaciones internacionales y sirias, así como de los testimonios de víctimas de bombardeos, AI plantea que los primeros ataques aéreos que llevó a cabo Rusia se concentraron en zonas controladas por grupos de rebeldes y “generalmente lejanos a la presencia de soldados del Estado Islámico”. Asimismo, la organización subraya que las fuerzas aéreas rusas atacaron entre uno y cuatro centros médicos –o zonas cercanas a ellos--, y plantea la sospecha de que el ejército ruso empleó armas prohibidas como bombas de racimo, explosivos no guiados y otros misiles incendiarios, en zonas pobladas. AI reporta que los militares rusos negaron en distintas ocasiones haber atacado zonas cercanas a “infraestructuras civiles” e incluso aseveraron que los señalamientos de muertes de civiles consistían en “historias fabricadas”, parte de una “guerra de la información”. La organización asevera que envió un memorándum al Estado Mayor ruso el pasado 9 noviembre, en el que le solicitó información sobre 20 ataques perpetrados en 5 gubernaturas de Siria entre el 30 de septiembre y el 20 de octubre. El pasado 18 de diciembre, AI no había obtenido respuesta. Igor Konashenkov, vocero del ministerio de la defensa ruso, descalificó el reporte de AI, al que describió como una multiplicación de “clichés” y de “aseveraciones sin evidencia clave”, y arremetió contra los “medios occidentales” que retomaron los datos del informe como “hechos duros”. Pese a los múltiples obstáculos que enfrentan para documentar la situación en el terreno, las organizaciones sirias de defensa de los derechos humanos estiman que más de 4 mil civiles habrían fallecido bajo las bombas de los gobiernos de Irak y Siria, así como de la coalición internacional contra el Estado Islámico –encabezada por Estados Unidos—y del ejército ruso.

Comentarios