Kirchner rompe negociaciones; no asistirá a la toma de Macri

martes, 8 de diciembre de 2015 · 20:21
MÉXICO, D.F., (apro).- A dos días del cambio de presidente en Argentina, el mandatario electo Mauricio Macri pidió a un juez ser considerado en el cargo desde la primera hora del jueves, mientras que los representantes de la saliente Cristina Fernández de Kirchner rompieron negociaciones e informaron que ella no acudirá al Congreso a entregar la banda ni el bastón a su sucesor. De acuerdo con una nota del diario El País, tras la segunda vuelta de las elecciones el pasado 22 de noviembre, representantes de los gobiernos entrante y saliente negociaron para evitar la ruptura antes del acto de entrega del poder. Sin embargo, los representantes kirchneristas anunciaron el rompimiento de las negociaciones, razón por la que Fernández no irá al Congreso ni entregará la banda y el bastón a Macri. Se trata de una situación inédita en la historia del país sudamericano, tras 12 años de gobiernos kirchneristas. Según el texto, los representantes de la todavía presidenta hablaron de "golpe de Estado" en referencia a la decisión de un fiscal de tramitar la petición de Macri para que sea considerado presidente en ejercicio desde el primer minuto del jueves, lo que le permitiría organizar a su manera la ceremonia. "Entre un golpe de Estado y esto, no hay mucha diferencia", dijo el jefe de los servicios secretos argentinos y hombre de confianza de los Kirchner, Óscar Parrilli. Wado de Pedro, secretario general de la Presidencia y negociador kichnerista remató: "parece que a Macri no le interesa que la presidenta le entregue la banda y el bastón, son ellos los que han iniciado una acción judicial". De acuerdo con la nota de El País, el principal punto de discusión entre ambas partes es el lugar donde se realizará el acto de entrega: en el Congreso o en la Casa Rosada. La presidenta saliente pide que se haga en el Congreso, donde ella, su esposo Néstor Kirchner (2003-2007), y otro peronista, Eduardo Duhalde (2002-2003), asumieron el poder. Por el contrario, el presidente electo quiere que sea en la Casa Rosada, sede del gobierno argentino, lugar donde tradicionalmente se hacía esta ceremonia y recibieron la banda y el bastón los radicales (centristas) Raúl Alfonsín (1983-1989) y Fernando de la Rúa (1999-2001) y el peronista Carlos Menem (1989-1999).

Comentarios