Funcionario evidencia desdén del gobierno de EU por asesinato de mexicano

martes, 24 de febrero de 2015
WASHINGTON (apro).- Josh Earnest, vocero de la Casa Blanca, aceptó desconocer si el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está enterado del asesinato del mexicano Antonio Zambrano Montes, baleado el pasado 10 de febrero por policías de la ciudad de Pasco, Washington. “No sé si sabe”, admitió el portavoz presidencial al ser cuestionado sobre la reacción del presidente estadunidense ante el polémico caso. “Yo ciertamente he visto los reportes noticiosos, (pero) no he hablado con el presidente sobre esto”, añadió Earnest. El asesinato del mexicano desató una protesta de grupos defensores de los derechos civiles en Pasco, así como del gobierno de México. Después de ello, se pensó que provocaría una reacción del gobierno federal estadunidense similar a la que tuvo con el asesinato de Michael Brown, el 9 de agosto de 2014 en Ferguson, Missouri. Pese su respuesta, Earnest intentó ocultar el desinterés presidencial y de la Casa Blanca por el asunto de Zambrano Montes. “Aunque él (Obama) es un gran consumidor de noticias, asumo que sí está enterado. No sé mucho de los detalles del caso, más que lo que he leído en las noticias. Y para preguntas sobre la investigación, lo refiero a las autoridades locales”, recalcó Earnest. Las autoridades de Pasco presuntamente investigan el incidente entre Zambrano Montes y los oficiales de policía. El asesinato del mexicano originario de Michoacán fue grabado en video con un teléfono celular. En las imágenes se ve que Zambrano Montes fue técnicamente asesinado a disparos cuando era perseguido por los policías, luego de que aventó pedradas a los automóviles en una las calles de Pasco. La esposa y las dos hijas de Zambrano Montes presentaron una demanda contra las autoridades de Pasco y pidieron una compensación de 25 millones de dólares. Los manifestantes que denuncian a este caso como un asesinato de odio o discriminación racial, pensaron que el asunto atraería la atención nacional como el asunto de Ferguson. Sin embargo, ni la prensa nacional ni la presidencia de Estados Unidos han puesto sus ojos en el tema, como quedó confirmado con la respuesta de Earnest en la Casa Blanca.

Comentarios