Inculpan al fundador de 'The Silk Road', plataforma de mercado negro en línea

miércoles, 4 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Ross William Ulbricht, fundador y exadministrador de la plataforma de mercado negro en línea The Silk Road (La ruta de la seda) --mejor conocido en el espacio cibernético como Dread Pirate Roberts–, fue inculpado de cuatro cargos por la Corte Federal de Manhattan, Nueva York, por los cuales podría recibir varias cadenas perpetuas. Como lo documentó Proceso en su edición 1916 (de julio de 2013), The Silk Road permitía realizar transacciones en línea de todo tipo de droga –al menudeo– así como de servicios y productos ilegales de manera anónima, tanto para los compradores como para los vendedores, a través de la red Tor y la “criptomoneda” Bitcoin. La entrega de la droga se realizaba por servicio de paquetería y los usuarios podían calificar a los vendedores sobre su seriedad, el tiempo de envío y la seguridad del paquete. Según el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés), entre enero de 2011 y octubre de 2013, alrededor de cuatro mil vendedores de drogas –la mayor parte originarios de la Unión Europea y Estados Unidos-- utilizaron la plataforma para traficar “cientos de kilos” de sustancias ilegales y otros bienes prohibidos. El Departamento de Justicia estadunidense estimó que en esa plataforma se realizaron transacciones equivalentes a mil 200 millones de dólares. De esa cantidad, la página retiró aproximadamente 80 millones de dólares de comisiones. Durante los primeros momentos del juicio, la defensa de Ulbricht argumentó que si bien éste creó la página en enero de 2011, abandonó rápidamente su administración y delegó a otra persona el apodo de Dread Pirate Roberts. Sin embargo, el cateo de sus computadoras durante su detención en San Francisco el 1 de octubre de 2013 desmintió esta versión. El FBI encontró 174 mil unidades de Bitcoin almacenadas en los aparatos del experto en informática, equivalentes a más de 33 millones de dólares. Además, las autoridades divulgaron archivos personales de Ulbricht, como pláticas en plataformas de chats anónimas o mensajes enviados en los foros de The Silk Road con el mismo seudónimo. El pasado lunes, la procuraduría exhibió historiales de pláticas de Dread Pirate Roberts en las que el administrador de la página solicitaba los servicios de sicarios para asesinar a un vendedor de la página detenido por la policía, así como para matar a cinco supuestos integrantes de una red de usuarios que lo amenazaban con acudir a las autoridades y revelar nombres de vendedores y clientes si no les entregaba dinero. En el primer caso, el “sicario” era un agente federal que envió al administrador de The Silk Road un fotomontaje para fingir que había asesinado al vendedor. En el segundo caso, las autoridades no relevaron ningún homicidio en las zonas donde residían los integrantes de la red. La defensa denunció un intento de la procuraduría por desprestigiar a Ulbricht ante sus simpatizantes, después de que una campaña digital a su favor juntó más de 300 mil dólares. ¿Azar? Todavía existen dudas sobre la forma en la que el FBI determinó que Ulbricht se encontraba detrás de Dread Pirate Roberts –el objetivo fundamental de una investigación que duró dos años--, lo que llevó a la defensa a denunciar métodos de búsqueda ilegales. El Buró FBI dijo fue por azar que descubrió que el servidor de The Silk Road se encontraba en Islandia. Detalló que encontró una vulnerabilidad en la página de identificación de la plataforma que reveló la ubicación del servidor. A partir de ahí, la agencia pudo rastrear de manera legal los envíos de datos hasta la máquina de Ulbricht. Por su parte, la defensa acusó que la versión del FBI resulta “improbable” y que la agencia mintió para esconder una ilegalidad, ya que hubiera pedido a las autoridades de Islandia realizar un “espejo” de la plataforma –lo que desmintió el FBI en su versión--. En un primer momento, la misma acusación denunció que no fue el FBI sino la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), la que localizó el servidor a través de sus herramientas y espió la red de Islandia. Pero los esfuerzos de la defensa no bastaron: Tras una discusión de poco menos de cuatro horas, la corte de Manhattan determinó que Ulbricht cometió los crímenes de narcotráfico, participación en una empresa criminal, conspiración para realizar ataques informáticos y lavado de dinero, por los cuales pasará mínimo 30 años en la cárcel y hasta podría terminar sus días en prisión. Al rendir su decisión, el procurador Preet Bharara afirmó que la detención y condena de Ulricht deberían “enviar un mensaje claro a cualquier otra persona que se dedique a una empresa criminal en línea”. Agregó que “el supuesto anonimato de la red oscura no es un escudo de protección contra el arresto”. Tras la detención de Ulbricht en octubre de 2013, las autoridades quisieron transmitir el mensaje de que no habrá impunidad en Internet y nadie puede escarparse de la policía en el mundo digital, aún en la red oscura. El relevo Semanas después de la detención de Ross William Ulbricht, en la red oscura florecieron nuevas plataformas sobre las cenizas de The Silk Road, las cuales se pelean desde este entonces para ganarse la vasta clientela de la página pionera. Así, el 28 de octubre de 2013, el portal DeepDotWeb propuso vínculos a no menos de 19 mercados negros digitales escondidos en la red Tor, de los cuales Evolution y Agora recogieron las calificaciones más altas. Este miércoles, la página Evolution propuso 18 mil 184 artículos de drogas –divididos entre “Benzos”, “Cannabis”, “Disociativos” o “Psicodélicos”, entre muchos otros–, 2 mil 485 servicios de “fraude” electrónico, mil 208 bienes piratas, 260 armas, la mayoría de ellas ligeras. Su foro de discusión registró 32 mil 473 usuarios. En la página Agora, los vendedores ofertaron más de 14 mil drogas, de 700 objetos piratas, al menos 100 armas ligeras, más de 200 documentos de identidad falsa y más de 2 mil 300 libros electrónicos. Su foro de discusión no estaba disponible. Hacia julio de 2013, en la página de The Silk Road –que en ese momento rebasaba por mucho sus competidores-- se vendían poco más de 10 mil productos, de los cuales seis mil eran drogas. Ahora, otras páginas utilizan un nuevo protocolo de Internet, llamado “I2P”, que son las siglas en inglés de “Proyecto Internet Invisible”. Según sus desarrolladores, el I2P resulta aún más seguro y difícil de rastrear para las autoridades que la red Tor. Una de ellas fue subida el pasado 11 de enero. Se llama The Silk Road Reloaded, literalmente: La ruta de la seda recargada.  

Comentarios

Otras Noticias