Un banquero, el nuevo presidente de Petrobras

viernes, 6 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Aldemir Bendine, hasta hoy presidente del Banco do Brasil, fue elegido como el nuevo titular de Petrobras lo que generó una caída de 7.8% en las acciones de la paraestatal. Sustituye en el cargo a Graça Foster, quien renunció el miércoles pasado junto con cinco directivos más en medio de un millonario escándalo de corrupción. El banquero, de 51 años, fue elegido en una reunión del Consejo de Administración de Petrobras celebrada en Sao Paulo, según informó la empresa en un comunicado, sin embargo versiones periodísticas brasileñas refieren que fue personalmente elegido por la presidenta Dilma Rousseff. Bendine ha dirigido el banco estatal desde 2009 y según medios locales mantiene estrechos vínculos con el gobernante Partido de los Trabajadores. Su nombramiento no fue bien recibido por los inversionistas ya que las acciones de la petrolera registraron una caída de 7.8% inmediatamente después del anuncio. Petrobras anunció además que el hasta hoy director de finanzas del Banco do Brasil, Ivan Monteiro, ocupará la presidencia de finanzas de la petrolera. También se integrarán de manera provisional Solange da Silva Guedes, como presidenta de Exploración y Producción; Jorge Celestino Ramos, como presidente de Abastecimiento; Hugo Repsold Junior, como presidente de Gas y Energía, y Roberto Moro, como presidente de Ingeniería, Tecnología y Materiales. La mayor compañía petrolera de Brasil es actualmente considerada la más endeudada y menos rentable del mundo. La renuncia el miércoles pasado de Foster y cinco directivos más se dio en medio de un escándalo que develó el pago de millonarios sobornos de empresas constructoras al PT y a partidos aliados, a cambio de contratos en la petrolera controlada por el Estado. Su permanencia en el cargo fue cuestionada desde el año pasado, cuando la Policía Federal y el Ministerio Público anunciaron investigaciones sobre un esquema de corrupción que operó en petrolera entre 2004 y 2012, misma que habría desviado unos tres mil 700 millones de dólares. La Fiscalía afirma que la red ilegal desviaba el 3% del valor de los contratos firmados por Petrobras para pagar sobornos a funcionarios de la empresa y financiar agrupaciones políticas, entre ellas el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y su principal aliado el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Según informó la semana pasada el Ministerio Público Federal, el dinero del que se tiene pruebas que fue desviado hasta ahora en las operaciones de corrupción suma dos mil 100 millones de reales (unos 892 millones de dólares). Hasta ahora las investigaciones han resultado en el arresto de tres exdirectores de Petrobras y de numerosos ejecutivos y empresarios que mantenían negocios con la empresa petrolera. El escándalo también alcanza a Dilma Rousseff porque ella comandaba el consejo de administración de Petrobras en la época en que fueron detectadas varias de las irregularidades investigadas por el Ministerio Público y por la Justicia. Además, la Fiscalía prometió divulgar en las próximas semanas una nómina de políticos que recibieron fondos originados del esquema de corrupción El jueves pasado el tesorero del PT, Joao Vaccari Neto, fue forzado a declarar ante la policía luego de que acusados en el escándalo lo señalaron como beneficiario de sobornos millonarios en Petrobras. El PT por su parte ha negado haber recibido donaciones ilegales.

Comentarios