El Papa quita cardenalato a arzobispo pederasta

viernes, 20 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El Papa Francisco finalmente le quitó hoy el cardenalato a Keith Michael Patrick O´Brien, el controvertido arzobispo emérito de San Andrés y Edimburgo inmiscuido en escándalos de abuso sexual que sacudieron a la Iglesia católica escocesa. A través de un breve comunicado, el Colegio Cardenalicio informó que el pontífice aceptó la renuncia que, “después de un largo itinerario de oración”, le había presentado el propio cardenal O´Brien. Agrega el comunicado que “con esta decisión su santidad manifiesta a todos los fieles de la Iglesia en Escocia su cercanía pastoral y los anima a continuar con confianza el camino de renovación y reconciliación”. Así, a partir de hoy, O´Brien queda sin ninguno de los derechos y prerrogativas propias del cardenalato, uno de los más importantes cargos dentro de la jerarquía eclesiástica, pues los cardenales son los electores de los Papas. El escándalo O´Brien se desató durante los últimos meses del pontificado de Benedicto XVI, cuando llegaron al Vaticano denuncias en su contra, que lo acusaban de estar inmiscuido en abusos sexuales a seminaristas durante la década de los años 80. El entonces cardenal tuvo que reconocer que “hubo veces que mi conducta sexual se ha caído debajo de las normas esperadas de mí, como sacerdote, arzobispo y cardenal”. En febrero de 2013 Benedicto XVI lo removió de la arquidiócesis de San Andrés y Edimburgo. Quedaba pendiente la suspensión de todas sus prerrogativas como cardenal, estipuladas en los cánones 249, 353 y 356 del Código de Derecho Canónico, ley fundamental que norma la vida interna de la Iglesia católica. Después, en marzo de 2013, durante el cónclave mediante el que salió electo el Papa Francisco, O´Brien no participó como cardenal elector por estas acusaciones de abusos sexuales que pesaban en su contra. Al asumir su pontificado, Jorge Bergoglio le ordenó a O´Brien someterse a un largo periodo de oración y penitencia lejos de su antigua arquidiócesis. O´Brien tuvo que solicitar su renuncia como cardenal. Sólo esperaba el fallo papal, el cual llegó el día de hoy. En la Iglesia católica son pocos los casos de cardenales suspendidos debido a su alta posición eclesiástica. Un antecedente inmediato es el del cardenal francés Louis Billot, quien en 1927 le presentó su dimisión al Papa Pío XI.

Comentarios