Copiloto alemán estrelló el Airbus 320 por su voluntad, según fiscal

jueves, 26 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Los avances en la investigación del accidente del Airbus 320 de Germanwings apuntan a que el copiloto hizo descender voluntariamente la aeronave, según el fiscal de Marsella, Brice Robin; sin embargo, agregó que aún no se puede hablar de un acto terrorista. En tanto, equipos de rescate recuperaron ayer los primeros cadáveres de pasajeros entre los restos del avión que se estrelló la madrugada del pasado martes en Los Alpes franceses. Familiares de las víctimas comenzaron a llegar a la zona para recuperar los cuerpos. Dos días después de uno de los peores accidentes aéreos en Francia –144 pasajeros y seis tripulantes, ningún sobreviviente--, el fiscal francés identificó a Andreas Lubitz, alemán de 28 años de edad, como copiloto de la aeronave. En conferencia de prensa, explicó que, según la grabación de audio recuperada de una de las cajas negras del avión, Lubitz tomó el control de la aeronave cuando el capitán salió de la cabina, presuntamente para ir al baño, y se negó a abrir de nuevo la puerta; luego presionó un botón que provocó el descenso fatal del avión. “La interpretación para nosotros investigadores es que el copiloto, por una abstención voluntaria, rechazó abrir la puerta de la cabina de pilotaje al comandante (que estaba fuera) y accionó el botón de pérdida de altitud”, aseguró Brice Robin. Detalló que el copiloto tenía una “respiración humana y clásica” cuando accionó la palanca: “A priori respiraba normalmente, no parecía la respiración de alguien que está a punto de tener un ataque cardiaco”, comentó. El copiloto, añadió, no tenía motivos para no responder a la torre de control, ni al piloto, ni accionar una señal de alarma, como le fue solicitado. El fiscal aseguró que posiblemente los pasajeros no se dieron cuenta de lo que sucedía hasta el último momento. “Los gritos se oyen en los últimos momentos justo antes del impacto", dijo. Las declaraciones de la autoridad se obtuvieron luego de escuchar los últimos 30 minutos de las conversaciones entre el piloto y copiloto de cabina, las cuales están transcritas. Por lo pronto, solicitó investigar el entorno personal, profesional y familiar de Andreas Lubitz para conocer su religión y origen étnico. Sin embargo, adelantó que éste "no está en ninguna lista de terroristas". Con estos avances, el rumbo de la investigación podría cambiar de homicidio involuntario a homicidio voluntario. No obstante, aclaró que todavía no se pude calificar como atentado terrorista ni suicidio. Los investigadores esperan recuperar una segunda caja negra del avión que registra los parámetros técnicos para saber por qué la aeronave no dio señales de alarma a los controladores aéreos. Carlsten Spohr, presidente de Lufthansa, aerolínea a la que pertenece el Airbus 320 Germanwings, confirmó que Lubitz “abandonó durante algunos meses” el entrenamiento que recibió como piloto hace seis años, sin dar más detalles sobre la razón de su ausencia o lo que hizo durante su baja. Según una nota del diario español El País, el directivo ofreció una rueda de prensa en Colonia --sede de Germanwings--, donde repitió en alemán e inglés que la actitud del copiloto fue “un acto individual”. Defendió que los directivos de la aerolínea eligen “muy cuidadosamente” los perfiles de sus empleados y que los exámenes --DLR, al que también se someten astronautas y controladores alemanes-- tienen un gran prestigio internacional”. Incluso, dijo que "la selección forma parte de su ADN”. Luego, argumentó que en Europa es “común” que “por razones biológicas” uno de los dos comandantes abandone su puesto unos minutos, como hizo el piloto de la aeronave siniestrada. Tragedia inimaginable Luego de conocer la presunta responsabilidad del copiloto alemán, la canciller de Alemania, Angela Merkel dijo que la “tragedia” del A320 de Germanwings había tomado “una dimensión completamente inimaginable”. En una breve declaración a la prensa en Berlín, aseguró que “esto va más allá del entendimiento”. Agregó: “No conocemos todavía todo el contexto, es por eso que es importante seguir investigando y que cada aspecto sea analizado en profundidad”. Merkel aseguró que “las noticias de hoy suponen un nuevo golpe, terriblemente fuerte, para los allegados de las víctimas. En estas horas y estos días llenos de sufrimiento, pensamos particularmente en ellos”. La Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos Aéreos (IFALPA por sus siglas en inglés) también reaccionó ante el giro que dio la investigación del accidente aéreo. En un comunicado, condenó la filtración de los audios de la caja negra del avión de Germanwings pues dijo que eso genera especulación. Ayer el diario estadunidense The New York Times adelantó que uno de los pilotos del avión Airbus A320 salió de la cabina y ya no pudo regresar antes de que la aeronave se estrellara. Este jueves, la federación de Pilotos respondió: “Las filtraciones no solo contravienen los principios internacionalmente acordados de investigación de accidentes y confidencialidad del Anexo 13 de la Organización Internacional de Aeronáutica Civil (ICAO, por sus siglas en inglés), son también un incumplimiento de confianza de todos los involucrados en la investigación y los familiares de las víctimas". Agregó que las filtraciones dañan gravemente la seguridad, pues invitan a la especulación desinformada en los medios de comunicación y el público en general y desalientan la cooperación con los investigadores en accidentes futuros. Como posición oficial, agregó: “Filtrar grabaciones prematuras, parciales y sin analizar, fuera de contexto de los datos de la investigación actual, interfiere severamente con el proceso de investigación y sólo puede llevar a conclusiones tempranas de lo que ocurrió exactamente antes del accidente”. Incluso, acusó que cualquier otro uso de los datos de la caja negra “es una invasión inaceptable a la privacidad, mejor descrita como una búsqueda de sensacionalismo y voyerismo del peor tipo”. Recuperan los primeros cadáveres Este jueves, el fiscal Brice Robin recibió en Marsella a los primeros familiares y allegados de las víctimas para informarles del avance de la investigación. Provenían de Barcelona, España, y Düsseldorf, Alemania. Los equipos de rescate formados por agentes de la Gendarmería francesa, bomberos, médicos forenses y miembros de protección civil recuperaron los primeros cadáveres del accidente de la aeronave de Germanwings. Explicaron que debido a la velocidad a la que iba el avión y la fuerza del impacto, los cuerpos están “muy destrozados” y quedaron esparcidos en un radio de tres kilómetros a la redonda de la zona de impacto, en una zona de montaña ubicada a dos mil metros de altura. La policía francesa no precisó el número de cuerpos recuperados y estimó que la recuperación y entrega del total de cadáveres se llevará varias semanas. Y es que, desde primera hora del miércoles, varios helicópteros intentaron sobrevolar la ladera del Massif des Trois-Évêchés, en la región de los Alpes de Haute-Provence, donde se estrelló el avión, para recuperar los cadáveres. Sin embargo, las malas condiciones meteorológicas dificultaron el trabajo.

Comentarios